6 Tips para manejar el estrés durante las fiestas

6 Tips para manejar el estrés durante las fiestas

Las fiestas navideñas son uno de los momentos más especiales del año. Si bien la Navidad es una fiesta de origen religioso que celebra el nacimiento de Jesús, ya se ha convertido en una celebración más allá de los credos. Y, claro, ni que hablar del año nuevo, que nos cambia el número a todos.

Pero lo que tienen de especiales estos días, también pueden tenerlo de estresantes. Y esta sensación puede deberse a cosas pequeñas, como preparar la casa y comprar los regalos, hasta situaciones de mayor peso emocional, como el recuerdo de seres queridos que ya no están.

Por una cosa u otra, es difícil huir del estrés de las fiestas. Y es curioso, ¡porque la idea es celebrar! Pero sí, quién puede decir que sea simple. Así que  vamos a intentarlo. Que el estrés no nos arruine uno de los momentos más bonitos del año.

  • Planifica todo lo que puedas: si hay algo que estresa, es andar a las corridas. Que no compré tal regalo, que me falta un ingrediente para la cena, que no sé qué servir de postre. Si planificamos con anticipación, evitaremos este tipo de estrés. Inicia diciembre anotando qué tienes que comprar y preparar, hazte una lista de tareas para que el 24 te encuentre relajado, esperando tranquilo la hora de recibir a los invitados o de salir hacia lo de tu familia.

Lee también: 7 Regalos asequibles para mujeres maduras

6 Tips para manejar el estrés durante las fiestas

  • Evita los roces familiares: aunque asociamos las fiestas con celebrar en paz y amor… sabemos que no siempre es así. Sucede que parientes que se llevan mal se ven obligados a encontrarse en fechas especiales. Pues bien, si sabes que vas a reunirte con alguien con quien no te llevas, hay dos opciones: discusiones que arruinen la cena o diplomacia. ¿Qué suena mejor? La diplomacia. Porque en el fondo, armar una pelea con toda la familia de por medio no solucionará nada y le atragantará la cena a todos. Dicen que la mejor respuesta es la opuesta a la esperada. Si alguien te provoca, trata de responder con humor o minimizando sus palabras, tomándolas como de quien vienen.
  • Honra las ausencias: cuando alguien ya no está, las fechas especiales se hacen un poco más difíciles. Pero lo cierto es que no está mal sentirse triste por algo así. Tragarse la angustia para fingir que estamos alegres no sirve de mucho. Permítete sentir lo que nazca de ti, es lo más sano. Por otro lado, si la ausencia tiene que ver con alguien que está lejos, una llamada telefónica, un e-mail o una carta son una forma de extrañar un poco menos.
  • Evita demasiadas reuniones: no se puede estar en todos lados. En estas fechas no solo hay reuniones familiares, sino también con amigos y colegas. Celebrar sí, terminar extenuado no. Si ves que vas a perder demasiadas horas de sueño, prioriza a dónde es más importante ir y qué compromisos pueden pasarse para más adelante.
  • Piensa un poco en ti: tal como en la vida, en las fiestas tampoco. Si vas a ser anfitrión en estas fechas, busca el equilibrio en cuanto a gustos en las comidas, rituales, horarios, etc., pero sabiendo que no todo puede ser perfecto. Cumple, pero que no te consuma más nervios de lo necesario.
  • Tómate tu tiempo libre: las fiestas nos consumen un poco a todos, pero es importante parar cada tanto y escapar de la vorágine. Descansa, realiza ejercicio, come saludable. Esto te ayudará a mantener el equilibrio y llegar a enero sin colapsar.
Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog “La entrada al cine” y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.