Encontrar el equilibro entre la familia y el trabajo

Encontrar el equilibro entre la familia y el trabajo

(c)Tookapic

Si trabajas fuera de la casa además de sacar adelante una familia, tienes mucho entre manos. No es fácil equilibrar el trabajo con la maternidad y a veces tampoco con tener nietos. Claro que podemos organizarnos mejor, hacer listas de quehaceres y sacar el máximo rendimiento a nuestro tiempo, pero debemos reconocer que la perfección y el equilibrio perfecto no existen.

Para evitar la sensación de culpa y de ansiedad de la mayoría de mujeres trabajadoras, es importante tener en cuenta lo siguiente y recordárnoslo a menudo:

No intentes tenerlo todo al mismo tiempo
Las mujeres que son exclusivamente amas de casa a menudo sienten que han perdido su identidad, y desean entrar al mundo profesional tarde o temprano. No es mejor ser mujer profesional, pero tampoco ser ama de casa es la panacea. Se trata de admitirlo, y saber que sea cual sea nuestra situación actual, está sujeta al cambio, siempre. Cuando reconocemos que es dificilísimo hacerlo todo y hacerlo todo perfectamente, entonces podemos respirar aliviadas y dejar para mañana, o para el mes que viene o incluso el año que viene, lo que no pudimos hacer hoy.

Aprende a establecer prioridades
Si todo fuese tan fácil como trabajar 8 horas y ser capaz de hacer cenas y comidas naturales y orgánicas a diario, encontrar tiempo para hacer ejercicio, pasar tiempo de calidad con la familia y estar siempre de buen humor, nadie leería este tipo de artículo.

La realidad es que a veces tendremos que llevar trabajo a la casa y comer pizza en lugar de un estofado de verduras. Algunos días no tendremos energía para disciplinar a los niños adecuadamente ni para obligar a que se den una ducha o se cepillen los dientes. Recuerda que nada es perfecto y piensa que trabajas duro para poder darles a tus hijos lo mejor. Aprovecha las buenas rachas profesionales, y explícales a los niños qué haces y por qué lo haces.

Lee también: Productos de belleza para mujeres cansadas

Encontrar el equilibro entre la familia y el trabajo

(c)Pexels

Busca válvulas de escape
Las mujeres tendemos a esforzarnos mucho todo el tiempo, y solemos poner las necesidades de los demás por delante de las nuestras. Esto es lo natural, pero la mayoría vamos notando cuándo estamos demasiado cansadas o fatigadas y debemos poner remedio cuanto antes para no terminar estresadas o enojadas por cualquier cosa que en realidad no merece un disgusto.

Es importante que pidas ayuda a tu pareja, a tu madre, o a tus amigas, para poder descansar de vez en cuando. Aunque sólo sea para darte un baño, ir al cine o leer un libro y olvidarte de tus obligaciones diarias.

Hazte chequeos regulares
Asegúrate de que te haces tus chequeos médicos una vez al año o cuando sea necesario. No sufras en silencio si algo te duele o te molesta. Si no tienes seguro médico, hay maneras de que te vea un médico pagando una cantidad mínima si tus ingresos son bajos. Muchas de las dolencias que aquejan a las mujeres se pueden detectar a tiempo y así impedir que vayan a más.

Encuentra excusas para reírte
La risa es la mejor terapia. Aprende a tomarte la vida menos en serio, a mostrarte agradecida por lo que tienes, a reírte incluso cuando cometes errores, como buscar el celular mientras hablas por teléfono, o poner la leche en el cuarto de baño ¡o el desodorante en el frigorífico!

Viva Fifty

Viva Fifty! is an online bilingual and multicultural community that celebrates your best age. Midlife and beyond.