Cumplir 50 no significa dejar de existir

Cumplir 50 no significa dejar de existir Foto: Shutterstock

Cuántas veces hemos escuchado eso de “volverse invisible” al cumplir los 50. Especialmente si eres mujer. Parece que llegar a la quinta década nos tilda de abuelas o dejamos de ser sensuales de la noche a la mañana. Las señoras de cincuenta están más para tomar el té y esperar los nietos que ya llegan, o en todo caso, la visita de los hijos de los sobrinos. ¿¿En serio te crees eso??

Es verdad. No podemos negar el hecho de que tener 50 años es un problemita a los ojos de los demás cuando se trata de tomar nuevas iniciativas, proyectos o, simplemente, cambiar de vida. Pero ese NO es tu problema. Es el de los demás. Ya llegarán ellos a los 50 y se darán cuenta de que estaban en un error o, si ya están en tu equipo y no se atreven a vivir, quizá hasta te imiten.

Mira. Hablemos sin tapujos. Hay maneras de quitarse ese fantasma de invisibilidad después de la curva de los 49. No se acaba el mundo, de hecho… y en muchos sentidos… empieza una nueva vida que sólo tú lideras y de la que debes llevar las riendas.

Pero quizá te preguntes ¿qué hacer para no dejar de existir a los ojos de los demás?

No es difícil. Sigue siendo tú misma. Eres exactamente la misma persona que hace un año. Lo que diga el calendario es una anécdota. Y, sobre todas las cosas, AMA tu edad. No la ocultes o la disimules. Muestra tu orgullo por haber cumplido 50 y estar, a esta altura de tu vida, tan llena de energía y planes.

Lee también: 7 Ventajas de tener 50 años

Cumplir 50 no significa dejar de existir Foto: Shutterstock

Rodéate de gente que sea afín a tu manera de ver la vida y ve dejando de lado a esas personas que no te hacen bien. Esto podías haberlo hecho a los 40, pero nunca es tarde. La vida se disfruta más entre pares que comparten gustos y filosofía de vida. No pierdas tiempo.

Tu personalidad no debe opacarse. Te ha traído hasta aquí. Piensa en tus virtudes y remárcalas. Tu forma de ser va a ser mucho más importante de aquí en adelante que cómo luzcas físicamente. Esto que no quiere decir que te abandones. Sigue siendo la mujer coqueta, o no, que eras, pero siéntete segura de quién eres. Afírmate en la vida. ¿Que te gusta tu cabello largo al natural, canoso y rebelde? ¡Pues que sea tu firma personal! ¡Te lo has ganado!

No dejes de tener metas. Mi madre siempre dijo que lo que nos mantiene vivos es siempre tener una meta, un plan, un propósito que nos haga felices. Ese “look forward” que hace que tu pulso se acelere de emoción. ¡No pierdas eso, cualquiera que sea tu plan!

Abraza la vida. Ya has vivido 50 años. No tengas miedo de seguir disfrutando y permítete hacer algunas cosas que siempre quisiste hacer. Ama. Ríe. Prueba. Experimenta. No tengas miedo. Esa palabra debe quedar fuera de tu vocabulario.

Tienes 50. Debes ser más visible que nunca. Tienes las herramientas y tienes la experiencia. Es hora de que el mundo sepa de qué estás hecha. El mundo no es de los invisibles, sino de los que se atreven a vivir.

¡Buen viaje en esta segunda etapa! ¡Nos vemos en el camino!

Lee también: Estrategias para no sentirte invisible a partir de los 50

No somos invisibles a partir de los cincuenta años, más bien hemos acumulado tanta experiencia que brillamos aún más que antes.

Veronique De Miguel

Veronique de Miguel es una comunicadora española licenciada en Filología inglesa. Es colaboradora en medios como VOXXI.com, About.com y Mamiverse.com y tiene su propio blog "Mujer Latina Online." Es directora de Mecenas XXI. Divide su tiempo entre escribir libros, editar, traducir y navegar las redes sociales, además de hacer entrevistas de radio cada viernes en "Ellos Mismos". Ha cumplido 45 años de vida y probado todos los estados civiles; hoy transita la vida con la experiencia necesaria como para no tomársela absolutamente en serio.