8 Consejos prácticos para vivir más y mejor

8 Consejos prácticos para vivir más y mejor

Foto – Pexels

Vivimos en una época en que la esperanza de vida ha aumentado considerablemente. Cuidando nuestra alimentación y nuestros hábitos de vida podemos vivir más y en plenitud a cualquier edad.

Se han hecho numerosos estudios que demuestran que hay determinadas zonas de nuestro planeta en las que las condiciones de vida facilitan que sus habitantes lleguen a edades avanzadas, muchas veces en perfecta salud, que es lo realmente importante.

La isla de Okinawa en Japón es uno de esos lugares que cuentan entre su población con un gran número de habitantes que ha superado los 100 años. También Nicoya en Costa Rica, la isla griega de Ikaria y Cataluña en España, que ha doblado la población de centenarios durante la última década.

Lugares geográficamente alejados, con modos de vida y de alimentación diferentes, pero que presentan unas pautas comunes entre ellos. La alimentación sana y variada y el control del estrés.

Alimentarse de manera natural
Comer lo que produce la tierra y de la forma más natural posible, evitando el exceso de azúcar y de comida industrial es básico. También es aconsejable comer menos carne roja y más pescado. Por lo menos una vez en semana es recomendable tomar salmón muy rico en Omega 3. Se recomienda comer a diario verduras, legumbres y frutas. Lo mejor es adoptar la saludable dieta mediterránea, la mejor para mantener la salud y la longevidad. También hay que reducir el consumo de sal, grasas y alcohol. Hay que procurar levantarse de la mesa sin sentirse completamente saciado.

Comer grasas saludables
No deben faltar en nuestra mesa los aceites Omega 3 y Omega 6 concentrados en estos alimentos: Pescado azul, nueces, aceite de oliva extra virgen, verduras y carnes blancas como pollo, conejo y pavo.

Masticar bien la comida
Para una buena digestión y una mejor asimilación de los alimentos, es imprescindible masticar bien. Comer rápidamente y tragar sin que los alimentos estén convenientemente recubiertos de saliva, obliga al aparato digestivo a segregar gran cantidad de enzimas digestivas y esto provoca un exceso de gas y sensación de pesadez. Si esto se hace de forma habitual, con el paso del tiempo estómago se resentirá y quedará irremediablemente dañado.

Lee también: 5 Secretos de las personas longevas

8 Consejos prácticos para vivir más y mejor

Foto – Pexels

Caminar cada día
Un paseo diario de unos 30 minutos ayudará a nuestro cerebro a mantenerse joven y evitará pérdidas de memoria. Caminar permite que el cerebro produzca nuevas células y una mejor irrigación de los vasos sanguíneos. La circulación sanguínea mejora y los pulmones se oxigenan. Siempre que sea posible, lo ideal es caminar por un parque o cualquier otro espacio verde. Además es un estupendo ejercicio para mantenerse en buena forma física.

Reír a menudo
Nada mejor que la risa para liberar endorfinas y hacernos sentir más felices. La risa aumenta nuestras defensas inmunitarias y mejora la circulación sanguínea. Al reír iluminamos el alma y generamos a nuestro alrededor una energía positiva que redunda en nuestro beneficio.

Comer al día 5 porciones de verdura y fruta
Tanto verduras como frutas nos aportan un plus de salud diariamente gracias a sus múltiples vitaminas, oligoelementos y sales minerales. Contienen nutrientes vitales que alejan la enfermedad de nuestra vida. Las verduras, siempre que se pueda, hay que comerlas crudas o bien cocinarlas al vapor para que no pierdan sus propiedades. También es bueno tomarlas en licuados que aumentarán nuestras defensas y nos mantendrán saludables. Lo mismo rige para las frutas.

Escoger bien los amigos
Ser sociable es estupendo, siempre y cuando elijamos los amigos correctos. Los amigos pueden ejercer mucha influencia en nuestra vida y si esta no es buena, sin duda los efectos pueden ser devastadores. Hay que alejar radicalmente a personas negativas, con adicciones, mezquinas, manipuladoras, etc. Es necesario tener solo buenos amigos, positivos y que nos sirvan de punto de apoyo, y que compartan nuestros intereses y un estilo de vida sano

Limitar el estrés
Nada hay más dañino para la salud que un estrés incontrolado y prolongado. La vida está llena de imprevistos, pero si gestionamos bien nuestro tiempo y aprendemos a relativizar las cosas, el impacto será menor y podremos reaccionar con serenidad frente a cualquier contingencia inesperada. Practicar la meditación ayuda a saber relajarse y facilita la concentración.

Poniendo un poco de atención y ganas es posible modificar esos pequeños hábitos cotidianos que perjudican nuestra salud, de esta forma podremos mantenernos mucho más saludables y disfrutar de nuestra madurez plenamente.