Combate la tristeza durante las fiestas

Combate la tristeza durante las fiestas

Las fiestas de fin de año se asocian con alegría, celebración y esperanza. Pero también es cierto que muchas personas pueden experimentar sensaciones bien distintas en esta época.  Sentirse solo, extrañar a un ser querido que se fue o estar pasando por una situación personal difícil son algunas de las razones que pueden hacer que la tristeza amenace con invadir la Navidad y el Año Nuevo. Es lógico: son días de sentimientos a flor de piel, de balances, de finales e inicios.

Cuando la tristeza llega, no puede uno desterrarla sin más. No voy a decirte “¡olvídate de la angustia y celebra!”, porque está claro que no es así de simple ni así de fácil. ¿Por qué estás triste? Tratar de descifrar el origen de este sentimiento ayuda a lidiar con él. A continuación, te propongo algunos consejos para intentar que la angustia no te domine.

  • Escapar de la soledad: porque estás lejos de casa o no tienes familia, pasar las fiestas solo puede generar tristeza. Entrar en contacto con gente, incluso desconocida, te ayudará con esto. ¿Cómo? Únete con vecinos, asiste a la parroquia local o a celebraciones públicas. Muchas instituciones de la comunidad realizan festejos colectivos.
  • Sumarse a una buena causa: otra opción si estás solo, aunque también se puede hacer con alguien más, es ayudar a los demás y vivir una Nochebuena y fin de año distintos. Ser solidarios genera alegría en quien da y en quien recibe. En mi ciudad, hay varias ONG que suman voluntarios para ayudar a quienes viven en las calles o asisten a comedores comunitarios, y en la medianoche les llevan comida y, sobre todo, les dan una palabra de aliento y esperanza. Incluso familias enteras, con sus hijos, se suman a la iniciativa. Esto te dará compañía, te hará sentir útil y te contagiará de energía positiva.

Lee también: 6 Tips para manejar el estrés durante las fiestas

Combate la tristeza durante las fiestas

  • Recordar a los seres queridos con alegría: el recuerdo latente de aquellos que ya no están con nosotros surge casi inevitablemente en esta época, sobre todo si se trata de una pérdida reciente. No es fácil, pero una manera de sobrellevarlo es recordar los buenos momentos compartidos en familia, el legado de esa persona y agradecer por haberla tenido en nuestra vida. Recordar las cosas bonitas entre varios, evitando hacerlo a solas.
  • Hacer planes: quedarse recordando viejos tiempos no ayudará en nada. Intenta mantenerte entretenido, en acción. Planifica qué harás entre el 23 de diciembre y el 2 de enero. Cocinar, decorar la casa, visitar a los vecinos, enviar cartas, llamar a familia lejana, asistir a algún festejo de tu comunidad. Y no dejes de hacer cosas que disfrutas: ejercitarte, pasear, leer, etc.
  • Ser agradecido: el año que se va quizás haya sido duro, pero siempre hay algo que agradecer. Tener un hogar, una cena caliente cada noche, alguien que nos abrace, pueden parecer pequeñeces que damos por sentadas, pero de las que muchos carecen. Anota las cosas buenas que te han pasado, las metas cumplidas, las nuevas (y buenas) experiencias vividas, los momentos compartidos, la gente que te hizo reír.
  • Focalizarse en las buenas cosas: la voluntad también importa. No es que tengas que fingir una alegría que no sientes, pero sí puedes hacer el intento de pensar en positivo. Es probable que el año entrante no resuelva todos los problemas, pero puede traerte cosas buenas. Disfruta de los placeres cotidianos: la cena, las anécdotas familiares, la música. Sueña en grande, pero también almacena pequeños deseos y trabaja por ellos.
Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.