Enfrentando la muerte en la mediana edad

Mi nuevo estado civil es “Viuda”. Hoy he tenido que escribirlo en un formulario. Me he quedado mirando la palabra como si fuera un manchón de tinta que no se puede borrar. Viuda.

La muerte ha impactado mi existencia y la de mis hijos de una forma brutal. Nada de una larga enfermedad que te va preparando mentalmente para el desenlace. Ha sido una muerte fulminante.

Enfrentar la muerte en la mediana edad

Read in English using Google Translate

Tengo la sensación de que la vida es un cartucho no recargable que al principio viene cargado de colores brillantes. Se va vaciando con el tiempo, pero el cómo lidiamos con ese vacío es cosa nuestra. Además, hay maneras de conseguir que esos colores brillantes duren toda la vida, hasta nuestra última exhalación.

Cuando cumplimos los 50, se puede tener la sensación de empezar a doblar el codo de nuestra existencia. Hemos pasado casi toda nuestra vida produciendo para acumular experiencia y dinero y así disfrutar en la vejez. Y cuando llegamos a esta edad en que no somos jóvenes pero tampoco nos sentimos viejos, corremos el riesgo de perdernos en la cotidianeidad, en lo acostumbrado, en lo familiar y perdemos la oportunidad de seguir disfrutando hasta el final.

Viuda. Mi aún marido (estábamos separados) se ha ido con 56 años. Es cierto que vivió la vida intensamente, pero quizá si hubiera sabido que su tiempo era tan corto, se hubiera dedicado más a gozar de los días que le quedaban.

Lee también: Recuperar sueños e ilusiones en la mediana edad

Si hay algo certero es que todos moriremos. Ahora bien, mientras esperamos, tenemos dos opciones: nos asustamos ante lo inevitable y vivimos otros cincuenta años esperando enfermar en cualquier momento. O bien decidimos vivir a fondo cada día y olvidarnos de que, al igual que todo ser humano, un día hemos de partir.

Ya no somos niños que huyen de los conceptos que más asustan. Este es un mundo de contrastes y complementarios. Existe la muerte porque existe la vida, y ésta merece la pena ser vivida hasta el último suspiro. Entonces… ¿qué vas a hacer desde mañana que no has hecho hasta hoy? Te propongo algunas ideas para revolucionar tus años de madurez y hacerle burla a la etiqueta de “persona mayor” o “de avanzada edad”.

Lee también: 7 ventajas de tener 50 años

  • ¿Recuerdas aquella idea loca con la que soñabas hace muchos años? Esa misma, la de abrir una posada en el campo, o esa de aprender a pilotar un avión, o quizá es tiempo de desempolvar los lienzos y los óleos y comenzar el cuadro que llevas años pintando en tu imaginación. Lánzate, hazlo, disfruta. Sé el primero o el último, pero sé.
  • No guardes rencores. No sirven. Si recuerdas a alguna persona a la que odies de forma sólida e irrenunciable, haz un esfuerzo y contáctala. Los años hacen milagros y convierten los rencores en anécdotas pero, si aún te provoca rechazo esa persona, búscala y habla con ella. Cierra tus heridas, necesitas toda la energía para crear cosas nuevas y alejarte de las antiguas.
  • Hazte los chequeos médicos que corresponden. Inaugura una costumbre, ve al médico y hazte un chequeo completo, recuerda ese día y apúntalo en tu calendario del año que viene. “Más vale prevenir que curar”.
  • Mantén la mente tan ejercitada como el cuerpo. Ambos se anquilosan si nos los usas. Tu mente necesita alimento intelectual, nunca se cansa de aprender y conocer. Utiliza este hambre y mézclalo con la sabiduría que has ido recolectando hasta ahora. Esa combinación es un motor perfecto para propulsarte hacia delante.

Como te decía al principio, el padre de mis hijos se fue de repente. Fue un ataque al corazón. El día antes aún tenía la idea de jubilarse en unos pocos años y “poder descasar al menos un ratito”. A pesar del dolor de los que quedan atrás, la vida continúa, reímos, vamos, venimos… el mundo sigue girando para todos menos para él. Nunca pudo darse cuenta de que después de los 50 hay varias vidas más.

Veronique De Miguel

Veronique de Miguel es una comunicadora española licenciada en Filología inglesa. Es colaboradora en medios como VOXXI.com, About.com y Mamiverse.com y tiene su propio blog "Mujer Latina Online." Es directora de Mecenas XXI. Divide su tiempo entre escribir libros, editar, traducir y navegar las redes sociales, además de hacer entrevistas de radio cada viernes en "Ellos Mismos". Ha cumplido 45 años de vida y probado todos los estados civiles; hoy transita la vida con la experiencia necesaria como para no tomársela absolutamente en serio.