Volver a estudiar después de los 50

Volver a estudiar después de los 50

A veces solemos caer en la tentación de creer que hay un orden para las cosas. Ya sabes: naces, vas a la escuela, vas a la universidad, trabajas, te casas, tienes hijos y te retiras. Pero lo cierto es que cada uno de nosotros vive la vida en circunstancias diferentes, en sociedades distintas y con posibilidades económicas cambiantes. No hay un manual a seguir: solo tu brújula interna es la que marca el camino correcto.

Y te digo todo esto para hablar sobre estudiar, porque es una de esas cosas que uno asocia con la juventud. Ya pensar en ir a la universidad a los 30 suena tarde. Pero, ¿sabes qué? Nunca es tarde. Vivo en Argentina y he visto montones de casos de hombres y mujeres, no solo de 50, sino de 80 y más que se animan a terminar la secundaria o a cursar una carrera en la universidad. Yo misma he tenido compañeros de estudios que pasaban los 50 y no estaban en un rincón como si fueran una especie extraña. Nada de eso: formaban grupo con los jóvenes y se integraban.

¿Vale la pena volver a estudiar a la mediana edad?
¡Por supuesto que sí! No es que sea algo que TIENES que hacer, pero si QUIERES, piénsatelo. Si de joven no pudiste estudiar lo que querías o quizás no tenías la inquietud, estás a tiempo. ¿Por qué no?

Claro que estudiar es un verbo amplio. No solo hablamos de comenzar una carrera universitaria, también incluye hacer una especialización u otras cosas como aprender un idioma, un oficio, herramientas informáticas, cocina, etc. Yo estoy estudiando inglés y me arriesgo a decirte que la mitad de los alumnos del curso pasan los 40 años.

Lee también: Encontrar empleo a partir de los 50

Volver a estudiar después de los 50

Superar obstáculos
Depende de dónde vivas y tu situación económica, cursar una carrera puede ser más o menos accesible. Si te resulta muy costoso, puedes investigar sobre clases relacionadas con el tema de tu interés.

Si no tienes demasiado tiempo libre, busca cursos online que permiten tomar las lecciones a la hora que quieras. Solucionado el tema del dinero y el tiempo, solo resta animarte.

Las ventajas de estudiar en la mediana edad
Hay una ventaja que tienes cuando decides volver a estudiar a los 50 años: lo haces porque te da la gana. A los 20, muchos siguen una carrera porque es lo que la sociedad espera que hagan, por mandato familiar o porque no tienen otro proyecto.

Pero a la mediana edad, no solo decides estudiar porque quieres, sino que también eliges qué es lo que te apetece aprender. Esta es una gran ventaja, porque lo que te estará movilizando es de vital importancia: la pasión.

Si vuelves a estudiar a esta edad es porque de verdad te interesa un cierto tema, y en eso llevas una ventaja que ni te imaginas. Y hay más. Aprender algo nuevo es fantástico para el cerebro ya que entrena y mejora la memoria. Estar en contacto con gente te dará la posibilidad de estar al día, hacer nuevas amistades y mantenerte activo. Además, el nuevo conocimiento puede terminar siendo una puerta de entrada a un nuevo mundo y a tu propio emprendimiento.

¿Quieres volver a estudiar? Olvídate de la edad y focalizate en tu pasión. Es mejor equivocarse que nunca haberlo hecho.

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog “La entrada al cine” y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.