Cómo darte un respiro cuando no puedes ir de vacaciones

Por lo general trabajamos o nos ocupamos de la familia a diario, olvidando nuestro propio bienestar. Pensamos que sólo podremos descansar si cambiamos de entorno, como cuando vamos de vacaciones. Lamentablemente eso suele desembocar en cansancio, sensación de impotencia y a veces, tristeza e incluso depresión. Por ello es importante aprender a darse un respiro en el día a día. Todos estos breves momentos de ocio o de reflexión se acumulan y ayudan a que nos sintamos más equilibradas y más felices. Compartimos contigo algunas ideas para cuidar de ti cada día:

Cómo darte un respiro cuando no puedes ir de vacaciones
Foto: Pixabay

1.- No te apresures en levantarte de la cama.- No se trata de que te quedes más tiempo en la cama, sino de que quizá pongas el despertador diez minutos antes para poder empezar el día con tranquilidad. Usa esos minutos para desperezarte, para respirar hondo y para marcarte una intención para el día. Esa intención puede ser simplemente “tener más paciencia”.

2.- Acuéstate quince minutos antes.- En esos quince minutos, aplícate crema en los pies y en las manos, date un masaje capilar, lee un libro en papel que te resulte inspirador, o escucha música relajante. Lo importante es tener la sensación de que cuidas de ti misma. Así dormirás mejor y despertarás sintiéndote renovada.

3.- A la hora de comer, hazlo sin distracciones.- Si comes en familia entonces, proponte que sea un rato agradable conversando, y si comes sola, evita la tentación de hacerlo mientras trabajas o miras las redes sociales en tu teléfono. Comer sin hacer otra cosa se convierte en un placer para todos los sentidos.

4.- Convierte tu ducha o baño en un spa.- En lugar de ducharte deprisa, tómate tu tiempo, y disfruta de ese rato en el cuarto de baño. Compra sales de baño, cremas o aceites corporales que te hagan sentir como si estuvieses en un spa. Este tipo de lujos practicados a diario, contribuyen a contrarrestar el estrés del día a día.

5.- Ten una cita contigo misma una vez en semana.- Marca en el calendario una cita contigo misma al menos una vez cada siete días. Esto puede ser ir a un museo, dar un paseo, visitar tiendas de manualidades o pasar tiempo en la biblioteca. Lo importante es hacerlo sola y con la actitud de “turista”, es decir, como si estuvieras en una ciudad que no conoces.

¿Qué otras cosas añadirías a esta lista? Al cabo del año, quizá no vayas de vacaciones y tampoco lo añores, porque tomarse estos pequeños respiros cada día contribuyen a tu bienestar de tal manera que no necesites cambiar de aires para sentirte mejor.

Lee también: 7 Actitudes que te ayudarán a ser más feliz

No es preciso irse de vacaciones para darse un respiro. Es esencial encontrar momentos de ocio dentro del día a día para mantener el equilibrio mental y emocional. #ocio #saludmental #vacaciones

Viva Fifty

Viva Fifty! is an online bilingual and multicultural community that celebrates your best age. Midlife and beyond.