La revolución hormonal en las mujeres

La revolución hormonal en las mujeres

En realidad las mujeres siempre estamos en plena revolución hormonal. Primero tenemos que pasar por la menarquía o primera regla, después los altibajos mensuales del ciclo menstrual. Las que hemos tenido hijos, a las imprevisibles fluctuaciones de ánimo del embarazo y el posparto (que puede incluir una depresión), y más adelante a la peri menopausia, a los cambios hormonales de la menopausia y a los años posteriores, en los que nuestros niveles de estrógeno y progesterona, entre otras cosas, queda alterado para siempre.

Creo que si te informas de lo que cabe esperar en cada etapa de la vida, incluida la pubertad, el ciclo menstrual, embarazos y menopausia, puedes enfrentar estos inevitables ciclos de la vida con la seguridad de que los atravesarás sin miedo, y como el proceso natural que son.

Sería una tontería decir que es bonito tener dolores menstruales, depresión post parto, o sudores nocturnos y cambios de humor en la perimenopausia o sequedad vaginal y cutánea en la menopausia. Pero como de momento no podemos cambiar el ciclo de la vida, sólo nos queda aceptar sus consecuencias estoicamente, y compartirlas.

Cuando nos damos cuenta de que no somos las únicas que padecemos síntomas «inconfesables» como la incontinencia urinaria, gases, estreñimiento, bruscos cambios de humor, sofocos, depresión, falta de libido, complejos físicos, entre otros, a menudo sentimos alivio y ganas de compartir lo que nos pasa, en lugar de seguir sufriendo en silencio, y así conseguir relativizar nuestras aflicciones, y buscar entre todas maneras de sobrellevarlas lo mejor posible.

Lee también: Menopausia; cómo lidiar con los síntomas más comunes

La revolución hormonal en las mujeres

Para evitar deprimirse porque entras en la perimenopausia o en la menopausia, sugiero informarse de lo que en realidad implica esto a nivel biológico, y enfocarse en la parte positiva del cambio.

La primera menstruación generalmente llega como una feliz sorpresa, pero su desaparición puede venir precedida, en ocasiones, de síntomas como sofocos, falta de concentración, sudores, insomnio, cambios bruscos de humor, fatiga, y una larga serie de incomodidades que nadie espera con anticipación, a menos que sea masoquista.

Cuando nos aproximamos a la edad en que se avecina el cese definitivo de la menstruación, esto no se recibe con alegría ni se felicita a una mujer porque ya no menstrúe. Es más, algunas incluso lo ocultan, o simplemente evitan hablar del tema.

En cambio, podríamos contemplar la menopausia como signo de que la mujer ha adquirido la madurez, el conocimiento y la experiencia que le otorga el estatus de «sabia». Cada cierto tiempo salen nuevos fármacos y suplementos dietéticos que prometen paliar los síntomas de la menopausia.

Ya sea la terapia hormonal sustitutiva o los suplementos como la soja, por lo general se anuncian como la respuesta milagrosa a los incómodos sofocos, para luego dar un giro de 180 grados y convertirse en productos peligrosos y cancerígenos. Hay que informarse muy bien de los beneficios y riesgos de cualquier tratamiento que prometa ayudarnos a pasar el climaterio sin apenas enterarnos, y tener presente que no siempre la eliminación de los síntomas es cosa buena, porque no se está atajando su causa.

Y si la causa es algo natural, que por ahora no se puede impedir, es aconsejable asumirla, por mucho que nos moleste.

Para leer más sobre este y otros temas relativos a la mediana edad, no te pierdas mi libro Tu Mejor Edad de HarperCollins. 

Lorraine C. Ladish

Bilingual and bicultural Latina editor, writer, speaker, online influencer and mom. Founder of Viva Fifty! Published author of 18 books. Her forthcoming title Your Best Age will be released by HarperCollins in September of 2017.