10 Remedios para el desamor en la mediana edad

Tips para lidiar con el desamor en la mediana edad

El desamor existe, y sobre todo cuando se presenta en la mediana edad puede ser motivo de depresión. Puedes tener la sensación de estar en un callejón sin salida. El desamor no es un maltrato activo, es más bien un destrato, una indiferencia dolorosa. En mis años escribiendo sobre relaciones de pareja, he escuchado varias veces la queja sorda y triste de quienes padecen de desamor. Están en un limbo emocional. Acompañados en su soledad, o solos en compañía. No aman ni se sienten amados pero no tienen el impulso vital de terminar la relación. Han perdido la ilusión por el amor, y enfocan su libido y su atención sobre cualquier otra cosa menos sobre su matrimonio.

Quien una vez fue la persona amada es ahora un ser con quien no tienen otro vínculo que la rutina, la costumbre y una cierta lealtad. Si sientes que se terminó el amor en tu relación de pareja, este artículo es para ti. Es posible que se trate de algo mutuo, que sientas que la otra persona ya no está enamorada o bien que seas tú quien se desenamoró.

¿Es lo que quieres para el resto de tu vida? Si no es así, a continuación te dejo algunos consejos para lidiar con el desamor.

Lee también: 10 Tips para lidiar con el desamor en la mediana edad

Consejos para lidiar con el desamor en la mediana edad

Consejos para lidiar con el desamor

  1. Si estás leyendo ahora este artículo es porque no estás satisfecho-a con tu situación sentimental. Enfrentarla es el primer paso para encontrar una solución.
  2. Lo primero que debes hacer es no enojarte con tu pareja. Analiza despacio qué pasa, qué sientes y cómo tratas tú al otro. Quizá su comportamiento es la respuesta al tuyo.
  3. Pídele a tu pareja conversar sobre el tema, sobre lo que te pasa y lo que piensas de vuestro futuro juntos.
  4. Cuando se sienten a conversar no hagas reproches. Enfoca el tema utilizando frases como “Yo siento que…” o “A mí me parece que…”, no uses acusaciones como “Es que tú me haces sentir…” o “Tú no estás esforzándote”. Deja a tu pareja un margen para poder discutir el problema si sentirse agredido.
  5. Escucha lo que tu pareja tenga que decirte, deja que hable y exponga lo que siente.
  6. Sé sincero contigo mismo acerca de los sentimientos que tienes hacia el otro. No hay validez alguna en llevar 30 años de matrimonio si lo único que queda es soportar al otro.
  7. Sé valiente, pide a tu pareja que te diga qué siente por ti REALMENTE. No son válidas cosas como que llevan muchos años juntos y es una costumbre.
  8. Si se llega a la conclusión de que aún hay amor, piensen juntos en formas de reavivar la pasión y renovar el amor. Desde un paseo juntos todos los días hasta fugarse a Las Vegas, todo vale.
  9. Si llegan a la conclusión de que hace mucho que no se aman, consideren una separación amistosa para poder tomar perspectiva y ser capaces de avistar otras opciones de vida.
  10. Haz algo que te haga sentir bien. Retoma una afición, empieza una rutina de ejercicio, o inicia ese negocio que siempre quisiste estableder. Te subirá la autoestima.

Sea como sea el final de esta conversación, siempre será liberadora y beneficiosa porque no hay nada pero que sufrir el desamor a lo largo del tiempo. El desamor es un vampiro de ilusiones y felicidad. No dejes que se instale en la mejor etapa de tu vida. Es momento de disfrutar, no de dejarse marchitar, hay otras vidas que puedes comenzar HOY. No importa la edad que tengas, la mejor opción es siempre elegir el camino que te abra las puertas a la felicidad.

Veronique De Miguel

Veronique de Miguel es una comunicadora española licenciada en Filología inglesa. Es colaboradora en medios como VOXXI.com, About.com y Mamiverse.com y tiene su propio blog “Mujer Latina Online.” Es directora de Mecenas XXI. Divide su tiempo entre escribir libros, editar, traducir y navegar las redes sociales, además de hacer entrevistas de radio cada viernes en “Ellos Mismos”. Ha cumplido 45 años de vida y probado todos los estados civiles; hoy transita la vida con la experiencia necesaria como para no tomársela absolutamente en serio.