7 Lecciones que aprendí de mi divorcio

7 Lecciones que aprendí de mi divorcio

El divorcio es duro incluso cuando, como en mi caso, lo haces sin abogados ni mediadores. Es difícil aunque, como me pasó a mí, eras tremendamente infeliz en tu matrimonio. Es difícil aún cuando tus hijas, como les pasó a las mías, se adaptan bien al cambio.  

Y aún así, no me arrepiento del divorcio. Cuando estaba sumida en un matrimonio disfuncional, me sentía como en un callejón sin salida. Ahora sé que mi ex esposo se sentía igual. Siempre he sido una persona motivada, trabajadora, que se busca la vida. Siempre me he marcado metas y he seguido los pasos para alcanzarlas. Pero cuando tu energía se ve consumida en un intento de controlar, comprender o cambiar a otra persona, la verdad es que te queda poca energía para hacer lo que más te apasiona. Así que disolver un matrimonio que no iba a buen puerto fue lo mejor que nos pasó a todos.  

Si te preguntas si debes divorciarte o si hiciste lo correcto si ya te divorciaste, esto es lo que yo he aprendido en el proceso:

Lee también: Cómo lidiar con el divorcio en la mediana edad

7 Lecciones que aprendí de mi divorcio

  1. La vida es corta, no te detengas. No te rindas sin antes darlo todo a tu matrimonio, yo lo hice. Así no tendrás nada de lo que arrepentirte. Pero cuando tu relación te chupa la energía y a tu pareja le pasa lo mismo, es hora de romper. Si temes abrir la puerta de la casa, o interactuar con tu pareja, la cosa se acabó.
  2. No eres la persona que tu ex cree que eres. Para mi ex esposo yo era la negatividad en persona. Esa era la parte de mí que salía a flote cuando estaba con él. Otras personas no conocen ese lado de mí.
  3. Tu ex no es la persona que tú crees que es. Quizá te irrite o te exaspera pero el hecho es que tanto tú como él (o ella) sacan a relucir lo peor del otro. Seguramente él o ella se muestra diferente con otras personas. Por eso son exes, o están de camino a ello.
  4. puedes encontrar de nuevo el amor. Sí, incluso si tienes hijos. ¿Es difícil? ¡Claro que sí! Pero ten en cuenta que no todos los hombres (o las mujeres) son iguales. Si tu ex te engañaba o te mentía, no significa que la siguiente persona será igual. Dale una oportunidad al amor. Yo lo hice y me resultó estupendamente.
  5. Tu ex tiene un alma gemela. ¡Pero no eres tú! Otra persona seguramente se enamorará de esas cualidades que a ti te molestan, lo creas o no. Solo reza, si es que tienes hijos, que esa persona se porte bien con tus nenes. Yo soy muy afortunada en ese sentido.  
  6. El divorcio puede ser el catalizador para mejorar. Me refiero a ti, no a tu ex. Cambiar o mejorar es cosa suya y no debe preocuparte. Una vez que ya te liberaste de las discusiones, las peleas, el bagaje emocional, lo que fueran los problemas de tu matrimonio, tendrás energía renovada para hacer lo que te propongas.
  7. Los niños estarán bien. Esto es cierto especialmente si te esmeras en tener una relación amigable con tu ex. Unos años después de mi divorcio llevé a mis hijas a una terapista porque no me creía que estuvieran tan bien adaptadas. La terapista me dijo, “lo han hecho todos muy bien.” Creo que lloré de alivio.

¿Animo a la gente a que se divorcie  así por las buenas? No, claro que no. Pero cuando es inevitable, es buena idea dejar de sentirse culpable por ello y convertirlo en un aprendizaje para ti y, si los tienes, para tus hijos. ¿Qué te parece?

Lorraine C. Ladish

Bilingual and bicultural Latina editor, writer, speaker, online influencer, yogini and mom. Founder of Viva Fifty! Published author of 18 books. Her most recent book Your Best Age was released by HarperCollins in September of 2017.