¿Por qué correr a partir de los 50 años?

A punto de cumplir 52 años, al menos tres veces en semana salgo a correr. Es una actividad que practico desde los 12 años. Se puede comenzar a correr a cualquier edad, incluso después de los 50, siempre y cuando lo hagas gradualmente, después de que tu médico te diga que tu salud te lo permite.

¿Por qué correr a partir de los 50 años?

Y, ¿por qué correr? Es una actividad barata, no requiere de grandes preparaciones o ceremonias ni gastarse una barbaridad de dinero en el equipamiento. A pesar de que cada día salen nuevos zapatos especiales para mejorar tu rendimiento sobre el asfalto, o ropa deportiva de materiales que te mantienen seco, fresco, caliente, o lo que tú quieras, si no te lo puedes permitir, con un par de pantalones cortos, una camiseta, calcetines y unas zapatillas deportivas normales y corrientes, puedes empezar. Es más, si no lo haces así, posiblemente te abrume tanto equipamiento y postergues el momento de empezar a correr, porque pienses que tienes que hacerlo como un atleta de élite desde el principio.

Puedes empezar a correr a cualquier edad. Simplemente caminar es mejor que no practicar deporte. Click To Tweet

Otra ventaja de correr es que, salvando barrios peligrosos o cualquier parque a la medianoche, se puede hacer en casi cualquier parte y casi cualquier condición meteorológica.  Puedes correr solo, en compañía, en grupo, con tu pareja o con tus hijos. En cada caso la experiencia será distinta. Es una manera estupenda de conocer nuevas ciudades o de redescubrir el lugar donde vives. No se ven igual las cosas a pie que en coche o en autobús.

Puedes incorporarlo fácilmente a tu vida ya que no es preciso correr siempre durante largos períodos de tiempo. A veces 20 minutos durante la hora de comer es suficiente, y más saludable que tomarte un café o fumarte un cigarrillo para renovar tu nivel de energía.

Lee también: Las mejores rutinas de ejercicio a partir de los 50 años

¿Por qué correr a partir de los 50 años?

Correr engancha. Si eres capaz de sobrellevar la curva de adaptación a tu nueva actividad, llegará un momento en que no tendrás que obligarte a salir a correr. Te lo pedirá el cuerpo. El ejercicio físico segrega endorfinas y esto mejora tu estado de ánimo y hace que aumente tu autoestima.

Ayuda a combatir la obesidad. Si corres con regularidad, no sólo aumentará el ritmo de tu metabolismo, sino que además tendrás menos ganas de beber alcohol o de comer cosas que no resultan saludables. Hay quien teme engordar porque cree que correr le abrirá el apetito, pero es al contrario – el cuerpo  que se ejercita habitualmente tiende a reconocer el hambre y la persona no come por aburrimiento, nervios o cualquier motivo que no tenga que ver con nutrirse.

Mejora la salud. Correr o cualquier ejercicio cardiovascular ayuda a regular la presión arterial, a combatir el colesterol, a tonificar los músculos y a dormir mejor. No está claro que prevenga ciertas enfermedades, como puede ser el cáncer o incluso enfermedades cardíacas, pero mientras vivas, te sentirás mejor. George Sheehan, uno de los pioneros de este deporte, empezó a correr a los 45 años, corrió muchos maratones y murió de cáncer a los 74 años. La fortaleza de espíritu que le confirió la práctica de correr le ayudó a sobrellevar su enfermedad hasta el día en que murió. James Fixx, autor de The Complete Book of Running y corredor asiduo, murió de un ataque al corazón a los 52 años (casi la edad que tengo yo) después de una carrera. Tenía arterioesclerosis y antecedentes coronarios en su familia, algo que debería haber tratado mediante una dieta adecuada.

El Dr. Kenneth Cooper, otro de los padres del ejercicio aeróbico y de correr como deporte, sigue manteniendo que correr es bueno para la salud. De modo que, como de algo hay que morir, que no sea de sedentarismo y malestar físico y psíquico. Más arriesgado es cruzar la calle a pie, viajar en coche, esquiar o conducir autos de carreras.

Correr es una manera de conocer personas afines. Ya seas soltero o te acabes de mudar a una ciudad donde no tienes amigos, apuntarte a un club de corredores te puede sacar de tu aislamiento. En lugar de conversar tomando copas, puedes hacerlo mientras mejoras tu capacidad pulmonar y te deshaces del estrés del día. Hablando de lo cual, correr ayuda a combatir el estrés. Cuando vuelves del trabajo cansado y con ganas de mandar a paseo a tu jefe o incluso a tu pareja, si te calzas las zapatillas y sales a correr un rato, volverás de mejor humor y con energía renovada.

Por tanto, la pregunta ¿por qué correr? la respondería con otra: ¿Por qué no correr? No tienes nada que perder, salvo algún vicio como fumar o beber, o incluso unos kilos de más, y en cambio sí mucho que ganar.

Lorraine C. Ladish

Bilingual and bicultural Latina editor, writer, speaker, online influencer and mom. Founder of Viva Fifty! Published author of 18 books. Her forthcoming title Your Best Age will be released by HarperCollins in September of 2017.