Sexualidad masculina en la mediana edad

Sexualidad masculina en la mediana edad

Ahí están ellos, en la mediana edad, con sus cabellos grises en las patillas dándoles ese aspecto tan interesante, unas pocas arrugas alrededor de los ojos, que siguen brillando como antes, y la panza menos plana de lo que solía estar. Empiezan a sentir cambios en su cuerpo y en su manera de percibir el mundo. Su sexualidad tampoco podía quedar al margen. ¿Qué pasa con nuestros maravillosos cuarentones y cincuentones y su manera de vivir el sexo?

¿Has oído hablar de la crisis de la mediana edad? De pronto, el hombre que te acompaña hace un tiempo, empieza a usar gorra de béisbol, camisetas de moda con logos extraños, zapatillas de súper onda aunque sean caras y se apunta a un gimnasio. Él no era TAN así. Hasta ahora le importaba lo que llevaba puesto, pero no en esta forma loca. Ni hablar de usar los últimos avances tecnológicos (que su hijo le tiene que configurar). ¿Y esa vez en que le pillaste leyendo las instrucciones de un medicamento con los ojos entrecerrados y el brazo extendido? Por mucho que le dijiste lo sexy que está con sus gafas de leer, te dice que no las necesita. Y se deja las canas porque le da más vergüenza teñirse que llevar el pelo blanco… y porque la amiga de tu sobrina dijo que los hombres canosos son muy interesantes.

Sí. A ellos también les llega esa edad tan difícil en que todo cambia y nada va a más excepto los años. Terrible golpe para su sexualidad, que es, ni más ni menos, que la marca de su virilidad. No importa lo que digas, él piensa eso.

Puede ser que en el terreno de la intimidad ya no esté tan fogoso como a los 20. O quizá, al revés, está tan preocupado porque nadie piense que llegó a la mediana edad que está súper activo sexualmente y te propone juegos nuevos todos los días.

Lee también: Ventajas de enamorarse de un hombre de más de 50

Sexualidad masculina en la mediana edad

Lo que le está pasando es una fase de cambio. Y tiene sus razones biológicas, además de las psicológicas y las emocionales. Si a nosotras nos golpean la pre menopausia y la menopausia, a ellos la andropausia les disminuye la producción de testosterona, la hormona clave del deseo sexual masculino. (No olvides que ya debe empezar a pedir una cita para revisar su próstata, cosa que le horroriza). Eso les hace tener una baja en la autoestima que, a veces, les lleva a reafirmarse buscando mujeres más jóvenes que les alaben su potencia y conocimiento sexual. Es como un “Aún puedo, ¡miren!” Y claro que pueden, y a nosotras nos encantan así, con todo eso que ya saben y que tanto nos ha costado ordenar en la cama. Pero sus destrezas les tienen sin cuidado ahora, solo quieren demostrar POTENCIA.

No había mencionado que, encima, es la edad en la que un hombre espera ver resultados consolidados en su profesión. Si no los tiene todavía, se siente hundido y fracasado, aumentando su estrés, lo que disminuye todavía más su apetito sexual. Si los tiene, teme perderlos… aumentando su estrés y blablá. El problema es que cuando un hombre se mira en el espejo y se da cuenta de su declive físico, pierde aprecio por sí mismo y el deseo sexual se viene abajo. Hasta quizá se enfade contigo por seguir encontrándolo tan atractivo o más. Lamento decirte esto, pero que una cuarentona conocida le desee no es suficiente para él, por lo menos durante esta crisis.

Para ayudarle, demuéstrale amor, paciencia, paciencia, paciencia y más paciencia. Es hora de poner en práctica tus dotes de comprensión, esas que han afilado los niños y tu propia experiencia como mujer madura. A nosotras nos sirve hablar y compartir lo que nos pasa, a ellos no. Así que, ármate de tu mejor sonrisa y sedúcelo cuantas veces se deje para que vuelva a sentir lo que le deseas. Y si no… déjale saber lo sensuales que son las cuarentonas y cincuentonas para los demás y lo contento que estaría más de uno de que le miraras bien fijo con picardía. Va a dejar de preocuparse por él y se va ocupar de ti.

¡Ah! Y cuéntale que hay orgasmos maravillosos hasta edades muy avanzadas y quieres vivirlos con él. Y que sí, que los hombres de mediana edad están para chuparse los dedos. ¿O no?

Veronique De Miguel

Veronique de Miguel es una comunicadora española licenciada en Filología inglesa. Es colaboradora en medios como VOXXI.com, About.com y Mamiverse.com y tiene su propio blog “Mujer Latina Online.” Es directora de Mecenas XXI. Divide su tiempo entre escribir libros, editar, traducir y navegar las redes sociales, además de hacer entrevistas de radio cada viernes en “Ellos Mismos”. Ha cumplido 45 años de vida y probado todos los estados civiles; hoy transita la vida con la experiencia necesaria como para no tomársela absolutamente en serio.