8 Buenas razones para practicar deporte en la mediana edad

Hago ejercicio todos los días o, por lo menos, todas las semanas. En realidad, no es porque tenga mucha voluntad, sino porque realmente lo disfruto. Es parte de lo que soy y lo hago con la misma naturalidad con que me lavo los dientes. No tengo que convencerme a mí misma, simplemente lo hago. Cuando has practicado deporte durante toda tu vida, es difícil dejarlo. Y, a menos que se lleve al extremo, es una adicción muy positiva. A mis 56 años, es algo que agradezco.

8 Solid reasons to exercise in midlife and beyond
Correr me ha ayudado siempre

Cuando era niña, no empecé a hacer deporte porque quisiera verme de una determinada manera. Aún hoy, esa no es mi principal motivación. Comencé a practicar deportes y a hacer yoga en mi preadolescencia por una cuestión de supervivencia. Sufrí depresión y ansiedad desde una edad temprana y padecí un grave trastorno alimentario durante 20 años. 

Estar en movimiento, ya sea correr, nadar, bailar o practicar asanas de yoga, siempre me ha ayudado a mantener cierta estabilidad emocional. También me ayudó a sentirme más y más a gusto con mi cuerpo; un cuerpo que desprecié de niña, de adolescente e incluso siendo una mujer joven con un trastorno alimentario y depresión; un cuerpo que terminé amando porque me dio a mis dos bellas, fuertes e intrépidas hijas; un cuerpo que terminé aceptando porque a través de él vivo la vida y gracias al él puedo relacionarme con otros bellos seres humanos.

Sé que al cuidar mi cuerpo, estoy cuidando mi mente y mi espíritu, y estoy haciendo la parte que me corresponde para llevar una vida saludable por mi propio bien y el de mis seres queridos. Tengo edad suficiente para saber que el simple hecho de hacer ejercicio no me garantiza que, en algún momento, puede sufrir una enfermedad debilitante. Hace un año, me extirparon un pólipo precanceroso del colon. Tengo amigos que estaban en forma y sucumbieron a enfermedades terminales. Pero al menos tengo la tranquilidad de saber que, si algo de esto me ocurre, no será porque no hice todo lo que estaba a mi alcance para tener buena salud.

A la mayoría de la gente no le entusiasma entrenar. La mayoría no disfruta correr, ir al gimnasio ni practicar algún deporte. Así que para aquellos que quieran mejorar su salud y su nivel de entrenamiento pero no logran encontrar motivación suficiente, aquí van algunas razones para empezar. He aprendido que podemos resistir lo que sea, si tenemos buenos motivos.

8 Solid reasons to exercise in midlife and beyond
A los 56 practico yoga a diario

1.- Por el bien de la familia y los seres queridos. Lo último que quiero es ser una carga para mis hijos. Llevando una alimentación saludable y estando activa, me las he arreglado para mantener mi presión arterial en niveles normales y tener el visto bueno de mi doctor. Siento que se lo debo a mi padre, a mis hermanos, a mi esposo y a mis hijos, para que no tengan que cuidar de mí.

2.- Para ahorrar dinero en medicina. Si vives en Estados Unidos, sabes exactamente a qué me refiero. Lo primero que mi marido o yo pensamos cuando necesitamos una cita médica o atención de emergencia es “¿cuánto nos costará esto?”. Es lamentable que aquí el seguro de salud sea tan costoso, pero sé que es probable que gaste menos en citas médicas y medicinas si elijo mantenerme activa en vez de quedarme tirada en el sofá viendo televisión.

3.- Para tener calidad de vida. Aunque disfruto hacer posturas de yoga difíciles, mi mayor preocupación es tener movilidad y ser capaz de recuperarme si me tropiezo y así evitar caídas (me ha pasado al menos dos veces en los últimos años). Sé que mañana podría romperme una pierna, pero gracias al ejercicio y quizás también a unos buenos genes, tengo una excelente densidad ósea para mi edad. Puedo levantarme del suelo sin ayuda y sin usar mis brazos, y eso en verdad se siente liberador.

4.- Para prevenir lesiones. He sufrido varias lesiones a lo largo de mi vida. Algunas estuvieron relacionadas con los deportes que practicaba, pero muchas tuvieron que ver con hacer un mal movimiento en mi vida diaria. Por ejemplo, a los 41 tuve una hernia de disco por empujar un sofá y el mismo año tuve dolores de ciática ¡por darme vuelta mientras bajaba la tapa del inodoro! Me he lastimado la espalda al salir del asiento trasero de mi auto a los 35 años y así otras tantas veces. Ahora soy más consciente de cómo me muevo y pongo mi cuerpo en condiciones para prevenir futuras lesiones.

5.- Para tener salud mental y emocional. Ya he dicho que esta fue la razón que me motivó a entrenar en un principio. Aunque debido a algunos desbalances en la química de mi cerebro aun tomo medicamentos para la salud mental, nada se compara con la felicidad y el bienestar que se sienten después de hacer esfuerzo físico. Dependo de esas endorfinas diarias para sentirme bien conmigo misma y reducir el estrés.

8 Solid reasons to exercise in midlife and beyond
Mis hijas comparten mi pasión por el deporte

6.- Para transmitir un modelo de vida saludable a mis hijos y nietos. Comencé a correr de joven junto a mi padre, y mis hijas han crecido viéndome entrenar en el gimnasio, corriendo, yendo a clases de baile y, ahora, practicando yoga. Para ellas, esto es normal. Mi hija mayor jugaba al básquet en la escuela secundaria y ahora que tiene 18, hace senderismo y acuda al gimnasio. Mi hija menor, a sus 15 años, entrena en un equipo olímpico de boxeo un par de veces a la semana y también practica yoga conmigo. Sé que esto les será útil cuando sean mayores.

7.- Para sentirse una diosa. Cuando aparecen obstáculos en mi vida, cuando tengo un mal día, cuando un editor o agente literario rechaza mi trabajo, sé que puedo descargarme en el saco de boxeo o sudar en mi esterilla de yoga y sentirme como una diosa. No importa lo que pase a mi alrededor, practicar deporte siempre me anima. La danza me ayudó a salir adelante hace diez años, durante una dura etapa de mi vida, cuando era una mamá sola y sin recursos.

8.- Para honrar a quienes se fueron demasiado pronto. En los últimos años, he perdido a varios amigos más jóvenes que yo, a causa del cáncer y ataques cardíacos. Todos los días pienso en mi amiga Belinda, que partió tan pronto, hace un año. Cuando batallaba con el cáncer, me escribía: “lo único que quiero es envejecer y ver a mis hijos crecer”. Siento que no estaría honrando su memoria si no disfrutara y cuidara mi cuerpo.

Tengo amigos con enfermedades invisibles, amigos en silla de ruedas, amigos con movilidad reducida, y muchos de ellos también hacen ejercicio dentro de sus posibilidades, por todas las razones que mencioné antes. Si ellos pueden, ¡yo no tengo excusas!

Por todos estos motivos es que lancé TheFlawedYogini, para compartir mi recorrido hacia una vida de movilidad y bienestar con quienes tienen una visión similar o buscan la forma de comenzar. 

¿Cuál es tu motivación para ponerte en movimiento?

Lee también: Las 5 mejores rutinas de ejercicio a partir de los 50

No a todo el mundo le fascina hacer ejercicio. Si te cuesta encontrar la motivación, aquí tienes ocho motivos de peso para ponerte en movimiento.
Lorraine C. Ladish

Bilingual and bicultural Latina editor, writer, speaker, online influencer, yogini and mom. Founder of Viva Fifty! Published author of 18 books. Her most recent book Your Best Age was released by HarperCollins in September of 2017.