Remedios eficaces para los juanetes

Remedios para los juanetes

Si tienes juanetes, permíteme darte una buena noticia: no estás sola en esto. Se estima que el 60% de las mujeres mayores de 50 años sufren este problema. No hay una única razón detrás de esta desviación en los pies. Puede ser la genética, ya que si bien no se heredan los juanetes, sí el tipo de pie y la forma de caminar que puede producirlos. Aunque no lo creas, las hormonas también pueden influir, ya que una de ellas, la relaxina, está relacionada con la laxitud de los ligamentos. Último y más importante: el uso continuo de calzado estrecho en la punta es uno de los principales motivos de formación de juanetes.

Pero si estás leyendo esto, quizás ya tengas juanetes y, más que motivos, ¡necesitas alivio! Los juanetes no siempre duelen, pero si te están molestando, aquí compartimos algunos tips para lidiar con ellos.

Aplicar hielo o agua tibia
Si los juanetes se inflaman y generan dolor, puedes aplicar hielo en la zona, entre dos y tres veces al día para reducir la hinchazón. Otra forma de aliviar el dolor es sumergir los pies durante unos 20 minutos en un recipiente con agua tibia y un poco de sal gruesa.

Usar plantas curativas
Entre las múltiples propiedades de la lavanda, está su poder relajante y antiinflamatorio: sí, algo que los juanetes agradecerán. Puedes aplicar un poquito de aceite de lavanda en la zona con dolor y masajear.

Otra planta que será tu aliada es la ruda, ya que contribuye a aliviar los dolores de la artritis y la artrosis. ¿Cómo usarla? Coloca un poco de ruda en agua tibia y sumerge los pies durante unos 10 minutos.

Lee también: Tips para eliminar la celulitis después de los 40

Remedios para los juanetes

Elegir calzado adecuado
Los zapatos no son un remedio, claro está, pero el tipo de calzado que uses puede determinar que el dolor aumente o se reduzca. Las puntas estrechas son tu peor enemigo, ya que comprimen los dedos y contribuyen a la formación de juanetes. Te imaginas entonces que, si ya sufres de este problema, lo mejor será huir de este tipo de calzado. Opta por puntas amplias para que los dedos tengan espacio.

El otro enemigo son los tacos altos. Según un estudio realizado en España, el uso de tacones de más de 3 cm genera una deformidad en los huesos que, con el paso del tiempo, puede derivar en la aparición de juanetes. Por supuesto que puedes usar tacones para una fiesta o un evento especial, pero trata de no llevarlos a diario. Prefiere calzado con suela flexible y que te sostenga bien los pies.

Utilizar aparatos ortopédicos
Que el título no te asuste: en el mercado de la ortopedia hay elementos discretos que ayudan a corregir la posición de los dedos y al mismo tiempo contribuyen a aliviar el dolor. Muchos se pueden usar tanto de día como de noche. Asesórate con un ortopedista y quizás encuentres aquí tu solución.

Consultar al médico
Si las molestias que te producen los juanetes no calman, lo mejor es consultar con un médico especialista, ya que, aunque nadie quiere esto, la solución quirúrgica es una opción.

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.