Ventajas de ser una mamá mayor

Mi abuela, que tuvo a mi padre a los 20 años, dice que a los hijos hay que tenerlos de joven, pero por experiencia se que también tiene ventajas el ser una mamá mayor. Hoy en día hay muchos motivos por los cuales muchas hemos tenido o tendremos a los hijos pasados los 35 e incluso los 40, así que voy a compartir con ustedes un poco de esperanza.

Ventajas de ser una mamá mayor

De izquierda a derecha, mi hija de 10 años, yo con 51, y la mayor de 13. No lo cambio por nada.

A mis 20 años me dije que no quería ser una madre mayor. Si no tenía hijos antes de los 25 años, pensé, pues no los tendría nunca. Pero claro, de joven una piensa de una manera y luego la vida se encarga de hacerte cambiar de opinión. Ocurrió que no dí con la pareja idónea. Tuve una larga relación con alguien mucho mayor que yo que ya tenía sus propios hijos y no quería más. Rompimos y me encontré con 31 años y aún con ganas de ser mamá.

A los 34 conocí al que luego sería mi marido. Aunque él quería esperar más tiempo para intentar ser padres, a los 36 años le dije, “ahora o nunca”. Así fue como tuve a mi primera hija tres meses antes de cumplir 38 años y a mi segunda dos meses antes de cumplir 41. Los embarazos no tuvieron grandes complicaciones y los partos fueron rápidos; el segundo duró menos de una hora.

Lee también: Concebir un hijo después de los 40 años

Ahora que mis hijas tienen 13 y 10 años respectivamente, les voy a contar las ventajas que yo le encuentro a tener hijos después de los 35.

1. Viviste lo suficiente.
A los 35 años tenía a mis espaldas muchas experiencias que seguramente no podría haber disfrutado de haber tenido a mis hijas siendo más joven. Esto me permitió disfrutar del embarazo y de la maternidad sin sentir que me perdía las cosas que uno suele hacer de joven.

2. Tienes tiempo de prepararte.
Como siempre supe que quería ser madre, me preparé durante años mental, emocional y físicamente para el momento en que quedara embarazada. Me cuidé muchísimo y no ya por mí, sino por mis hijas. Cuando llegó el momento, estaba más que dispuesta.

3. Te mantiene joven.
Cuando hablo con otras mamás en la escuela me doy cuenta de que a mis 51 años no me calculan la edad que tengo. El ser mamá de pre-adolescentes y adolescentes me facilita estar al día de lo que pasa en el mundo de los niños y niñas de esta edad. Además, me sigo cuidando porque me necesitan por bastantes años más.

Sigue leyendo el post en 7 Beneficios de ser mamá después de los 35

Lorraine C. Ladish

Bilingual and bicultural Latina editor, writer, speaker, influencer, yoga teacher (RYT500) wife and mom. Founder of Viva Fifty! Published author of 18 books. Her most recent book Your Best Age was released by HarperCollins in September of 2017.

Be first to comment

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.