Así veo el éxito en la mediana edad

Cómo veo el éxito en la mediana edad

Desde pequeños nos dicen qué es lo que tenemos que hacer para ser exitosos. Incluso nos dicen cómo se supone que es el éxito. En general esto se relaciona con tener dinero. Al menos yo no recuerdo haber escuchado a ningún adulto decirle a un niño (en especial, a sus propios hijos) que cuando sean grandes “sean lo que quieran ser” o “persigue tus sueños” o, mucho menos, “si quieres ser artista, ¡hazlo!”

Creo que son pocos los padres que animan a sus hijos a dedicarse a lo que aman cuando esa vocación no implica un éxito económico asegurado. Supongo que esto puede ser normal si los padres crecieron con problemas de dinero porque de seguro no quieren que sus hijos acaben siendo pobres.

Pero eso de que determinados estudios universitarios son la única forma de obtener un trabajo seguro y de por vida es cosa del pasado. Los tiempos han cambiado. Pero incluso entonces, cuando supuestamente esto funcionaba así, llevar una vida destinada a trabajar duro para pagar las cuentas o bien llevar un estilo de vida lujoso a costa de un trabajo absorbente… no es una vida bien vivida. Al menos no como lo veo yo hoy, desde mi madurez.

Un amigo mío, cuando tenía 38 años, renunció a su trabajo como piloto de aviones. Me dijo que tomó la decisión cuando su madre murió. Se dio cuenta de que se había convertido en piloto para satisfacerla, para hacerla sentir orgullosa. A ella le encantaba verlo con el uniforme, ¡luciendo exitoso! Pero él no era feliz. Vivía de un lado a otro sin poder asentarse y tener un hogar. Y realmente quería tenerlo. Luego de la muerte de su madre, ser piloto ya no tenía sentido, así que cambió de carrera y se convirtió en maestro. Una labor menos rimbombante quizás, pero que para él es realmente gratificante.

Lee también: La importancia de tener aficiones

Cómo veo el éxito en la mediana edad

Elige una profesión que se relacione con tus pasiones
No importa qué edad tengas: sigue tus sueños porque, al fin de cuentas, eso es lo que marcará una diferencia en tu vida. Si avanzas siguiendo aquello que te apasiona, encontrarás la forma de que te genere dinero. Quizás no te vuelvas millonario, pero te sentirás realizado y feliz.

Cuanto más pasa el tiempo -pronto cumpliré 50- más me doy cuenta de que no me llevaré nada material a la otra vida. Así que mejor seguir el camino a la felicidad lo antes posible. Si tienes hijos, anímalos a que también sean felices. Ayúdalos a descubrir qué los hará felices. Déjalos definir la palabra éxito y no permitas que el dinero sea el motor de sus decisiones.

Los niños se dan cuenta rápido qué es lo que esperamos de ellos. Así que esperemos que sean felices y exitosos, según sus propios deseos.

Una perspectiva diferente sobre el éxito
Esto es lo que deberíamos inculcar en nuestros niños y los más jóvenes: pasión y determinación.

Agradezco que nunca me hayan dicho qué era lo que tenía que hacer. Me dediqué a la docencia porque nací en una familia de maestros y realmente disfruto enseñar. No gano toneladas de dinero pero me puedo dar gustos: visitar a mi familia que vive lejos, salir a correr, ejercitarme, escribir, dibujar… soy feliz.

¿Qué es para mí el éxito? Ir a trabajar cada día y disfrutar mi profesión. Hacer felices a otras personas y verlos sonreír. Pasar buenos momentos con amigos que me honra tener. Esto para mí es el éxito. No quiero tener que mirar atrás y arrepentirme de haber desperdiciado mi vida, descubriendo que fui infeliz solo para que mi cuenta bancaria tuviera unos ceros más.

¿Qué hay de ti? ¿Qué es para ti el éxito? ¿Qué harías de tu vida si no tuvieras que preocuparte por el dinero? ¿Qué te haría feliz? El éxito es decidirte a perseguir esto que anhelas. Y no permitas que los prejuicios sobre la edad te detengan. ¡Nunca es demasiado tarde!

Mi concepto del éxito ha ido variando a lo largo de mi vida. Ya no veo el éxito como ganar más dinero o tener esto o aquello. Ahora lo que más me importa es hacer lo que me gusta. #exito #inspiracion #medianaedad

Laura Carbonell

Laura Carbonell is a bilingual and bicultural language teacher in San Francisco, the place she calls home. Born into a family of writers, she enjoys sharing her vision of empowerment and motivation online. She blogs at Onlifeandhope.com