6 Tips para disfrutar de un museo

Muchas personas viajan a Europa con el objeto de conocer sus ciudades y, por extensión, sus museos. Es innegable el atractivo que ejerce el Viejo Continente y el magnetismo que tienen sus museos. Lo mismo sucede en muchas ciudades de América, que cuentan con excelentes reclamos.

6 Tips para disfrutar de un museo

Vivir a tiro de piedra del Museo Guggenheim Bilbao es, además de un privilegio, una oportunidad. Da igual qué haya programado visitar en él, siempre me sorprende.  Confieso que soy adicto a sus paredes y un entusiasta conocedor de su trayectoria. De la misma manera, visito con frecuencia otros museos de esta ciudad, así como todos cuantos tengo posibilidad cuando viajo. Madrid, Barcelona, Berlín o París, Londres, Venecia, Roma o Viena nos despliegan infinidad de posibilidades. Europa contiene un abanico de museos, no menos que América, que tiene también buenas propuestas en Buenos Aires, México DF o La Habana. Y no solo en las capitales; también ciudades de toda dimensión, incluso pequeños pueblos a uno y otro lado del Atlántico, se han subido al tren museístico y seducen al turista con sus salas repletas de arte, etnografía o curiosidades.

Pero no nos obsesionemos. Si los museos son para disfrutar, haríamos mal dejándonos llevar por algunos de los errores habituales de quienes deambulan por sus salas. Así pues, creo que no estaría de más seguir estos principios que nos brinda el sentido común:

1.- Relájate y disfruta de tus vacaciones. No es obligatorio visitar todos y cada uno de los museos de una ciudad. Incluso puede  no visitarse ninguno. ¿Has estado en Roma y no has visto los Museos Vaticanos? ¡No pasa nada! Muchas veces, las largas esperas o lo apretado de nuestras agendas nos empuja a priorizar. Nunca entres en un museo por el qué dirán si no entras.

2.- Elige bien qué museo visitar. No te dejes llevar por la moda o los tópicos. En ocasiones hay museos maravillosos que no aparecen en los libros y que, no obstante, te sorprenderán. El Museo Casa Lis de Salamanca es un ejemplo, o el Museo Romántico de Madrid. En Burdeos, el Museo de Aquitania, y en Porto, el Museo del Tranvía. Hay joyas en cualquier esquina, aunque apenas aparezcan citados en las guías.

Lee también: Consejos para ser una persona más creativa

6 Tips para disfrutar de un museo

3.- Prioriza tu visita. No intentes verlo todo. En ocasiones, especialmente si hablamos de pinacotecas, tienen tal cantidad de obras que resulta imposible recorrer cada sala fijándose en cada obra. El Hermitage tiene tres millones de piezas. El Louvre o el Prado le dan la mano. Discrimina y céntrate en aquello que realmente quieres ver. Un empacho de arte solo producirá rechazo.

4.- Evita las aglomeraciones. Para mí, despierta menos emoción ver la Capilla Sixtina engullido por cientos de turistas que observar el óleo Lluvia, Vapor y Velocidad, de Turner, en la National Gallery de Londres sin una muchedumbre alrededor. Quiero decir que a veces lo más famoso no es lo que más vas a disfrutar. Lo que buscamos es conmovernos, así que escoge una obra prescindiendo de su renombre y, sobre todo, huyendo de las multitudes para que puedas entretenerte y deleitarte.

5.- Compra las entradas con anticipación. Si decides acudir a un museo de los de masas, prevé tus entradas. Prácticamente la mayoría permite la adquisición de entradas online. Evitarás largas esperas que podrían empañar tu jornada, además de que ahorrarás un tiempo precioso para dedicar a otras actividades.

6.- Utiliza una guía del museo. Una vez dentro, las audioguías, si existen, o los servicios de guías profesionales te ahorrarán tener que leer carteles, informaciones y folletos. Ahora bien, soy de los que prefiere pasear entre obras, en lugar de querer aprenderlo todo. Piensa que los datos se te olvidarán, pero perdurarán las emociones que te susciten las obras de arte que admires. Así que respira y pasea; nadie te va a examinar de todo cuanto hayas visto. Al fin y al cabo, se trata de eso, de emocionarse, conmoverse, y no de prepararse como si fueras a presentarte a un examen.

Mikel Alvira

Mikel Alvira es novelista, guionista y poeta. Escritor sobre cualquier formato que le inspire a crear, ha publicado varios best sellers y es habitual que sorprenda a su público con manifestaciones escénicas, plásticas o audiovisuales. Sus letras abordan siempre las relaciones personales, las emociones y las pasiones humanas.