Descubrir tu propósito en la vida a partir de los 50

Descubrir tu propósito en la vida a partir de los 50

Cuando éramos chicos, siempre había alguna clase que nos gustaba más que otra: literatura, ciencias, canto, deportes e incluso matemáticas tenía sus fanáticos. ¿Qué hicimos con eso al crecer? Hay quien fue a la universidad y estudió algo relativo a sus gustos, mientras otros quizás debieron seguir un mandato familiar. Muchos pasaron de la escuela directamente al mercado laboral por necesidad, porque no había una vocación clara o porque las cosas se dieron así y ya. Y así, tantos otros casos.

Si lo pensamos bien, ¿cuántos de nosotros sabíamos a los 18 años qué queríamos hacer de nuestro futuro? Yo creo que el tiempo y la experiencia son los que van marcando el camino… hasta que un día te descubres haciendo algo que disfrutas, que te sale bien y que, de algún modo, también es útil a los demás.

De eso se trata. Pero no es que amaneces un día y te das cuenta. O sí, quién sabe. Me gusta pensar que esta suerte de despertar es consecuencia de un proceso interno en el que nos vamos conociendo a nosotros mismos hasta descubrir nuestro don.

Según Deepak Chopra, una de las siete leyes espirituales del éxito es la Ley de Dharma o del propósito en la vida: “Cada uno tiene un propósito en la vida… un don o talento especial para brindar a los demás. Cuando combinamos este talento único con el servicio al prójimo, experimentamos el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta máxima a alcanzar.”

Lee también: Recuperar sueños e ilusiones en la mediana edad

Descubrir tu propósito en la vida a partir de los 50

Para hallar este talento, Chopra propone correrse del ego, ese que nos hace buscarle el rédito personal y económico a nuestras acciones, para dar lugar a una pregunta más trascendental: ¿cómo puedo ayudar?

Otro interrogante que plantea es: ¿qué harías si no tuvieras que preocuparte por el dinero y si a la vez dispusieras de todo el tiempo y dinero del mundo?

Así como él ofrece una búsqueda desde lo espiritual, te cuento que si pasamos a otro terreno, el planteo es bastante similar. Uno de los consejos que se les suele dar a los emprendedores es no pensar qué negocio les dará dinero rápido, sino qué servicio o producto que conozcan y entusiasme pueden ofrecer a los demás. El dinero vendrá después.

Es que todos queremos ganar dinero, pero a veces la vida hace que la necesidad de pagar las cuentas nos lleve a dedicarnos a cosas que realmente no nos interesan. Entonces, ¿qué pasaría si analizaras qué te gusta hacer y desde ahí recién pensaras cómo hacer de eso algo rentable y capaz de satisfacer una necesidad ajena? Probablemente estarías dedicándote a tu propósito.

Pasados los 50 has vivido, seguramente has disfrutado de muchas cosas que has hecho, pero también sabes qué es lo que no te interesa. Si aún no estás seguro de cuál es tu propósito, la experiencia es fundamental para descubrirlo. Anota tus talentos, tus habilidades, que te sale fácil, qué disfrutas. Piensa en eso, cómo aprovecharlo y ponte en marcha. ¡Se abrirá ante ti un horizonte de posibilidades!

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.