Cómo elegir la mejor mascota después de los 50

Tener una mascota es incorporar al hogar a un ser incondicional, que estará allí para pasar buenos momentos y brindar compañía. Diversos estudios han dado cuenta de los beneficios de tener una mascota ya sea que tengas niños, vivas solo e incluso si se padece alguna discapacidad.

Cómo elegir la mejor mascota después de los 50

Gusto personal
La preferencia personal será fundamental y la razón de más peso al momento de elegir una mascota. Los perros y los gatos son los favoritos, claro, aunque también están quienes aman las aves, los peces, los conejos y hasta los hamsters.

Espacio disponible
El tamaño del lugar donde vives también influye: te interesa tener un ovejero alemán, pero ¿hay espacio para él? El animal debe poder moverse sin destrozar la casa en el intento. O si prefieres un gato, tendrás que planear dónde poner sus cosas (piedritas, rascador) para delimitar su propio territorio.

Demanda de tiempo
La cantidad de tiempo que puedas dedicarle a la mascota es un punto fundamental. A  tus 50, puede que pases más tiempo en casa o bien que tu profesión te tenga viajando de aquí para allá. Esto es algo a tener en cuenta.

Un perro es más demandante que un gato, ya que cada día hay que sacarlo de la casa para que haga sus necesidades. Esto es un problema si pasas mucho tiempo fuera, pero es un gran beneficio si trabajas en tu hogar y estás encerrado por horas. Si lo que necesitas es moverte, el perro es la opción ideal. En cambio, los gatos son conocidos por su autonomía y su silencio. Si quieres compañía pero sin sentirte demasiado invadido, piensa en un felino.

Lee también: Los beneficios de tener mascota a partir de los 50

Cómo elegir la mejor mascota después de los 50

Nivel de gastos
Antes de traer una nueva mascota a casa, lo ideal es averiguar más o menos cuánto costará mantenerla, para que puedas brindarle todo lo que necesite sin comprometer las finanzas. Un perro grande implica más alimento que uno pequeño. Del mismo modo, mantener un gato suele ser más económico: comen menos y no hay que estar tan atento a su higiene y pelaje.

Compañía y contacto
Los perros son más sociables que los gatos. Esto no es ni bueno ni malo, sino que depende de lo que necesites en tu vida. La presencia de un animal, cualquiera sea, ayuda a mejorar el ánimo, más cuando se juega con él y se lo acaricia. Hay quienes hablan con ellos y esto es beneficioso, ya que funciona como una suerte de terapia.

Familia
No es lo mismo vivir solo que tener hijos adolescentes o nietos pequeños. Cuando no eres el único al que afectará la decisión, vale considerar a los demás. Puede ser que los niños muy chicos le teman a un perro muy grande y efusivo, o por el contrario, que estén acostumbrados y lo prefieran por sobre un gato o un ave que no les permite jugar.

¿Mucho por pensar? Sí, pero tener una mascota te traerá una gran alegría. Y antes de comprar, recuerda que hay muchos animales en adopción esperando tu cariño.

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.

Be first to comment

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.