Pelo canoso en mujeres jóvenes, ¿si o no?

Pelo canoso en mujeres jóvenes, ¿si o no?

¿Recuerdas ese momento en que descubriste tu primera cana? Yo sí… y apenas tenía 20 años, o quizás unos menos. Una cana no molesta a nadie… pero cuando llegué a los 30, el tema comenzó a avanzar, y el tinte que usaba solo para cambiar un poco el tono inauguró función: tapar los nuevos cabellos blancos.

Este es mi caso, pero sé que muchas mujeres recién descubren sus primeras canas pasados los 40 o incluso los 50. ¿Y has visto la nueva moda? Las muchachas de 20 años se decoloran para lucir el pelo canoso… quién lo hubiera pensado.  

Pero fuera del pequeño grupo que se anima a alterar su color natural para tener el llamado “granny hair”, o sea, el cabello de la abuela, estamos las demás, las que tenemos algunas (o muchas) canas y debemos elegir si dejarlas allí, libres y a la vista de todos, o taparlas con tinte. Teñir o no teñir, esa es la pregunta.

Por supuesto que no estoy aquí para responder a eso como si hubiera una única respuesta. En mi caso, sé que me seguiré tiñendo el cabello, no de forma obsesiva, pero sí al menos cada dos meses para tapar los pelos blancos que saludan a cualquiera que me vea desde unos centímetros más arriba y a menos de medio metro de distancia. Creo que no tiene que ver con que me horrorice tener algunas canas sino más bien con mi intención de verme cuidada.

Lee también: Tips para el cuidado del cabello canoso

Pelo canoso en mujeres jóvenes, ¿si o no?

En el fondo, el problema no es tanto decidir si llevas todo el cabello teñido o todo canoso, sino ese umbral a mitad de camino entre una cosa y la otra. Ya sabes, ni tantas canas como para dejarlo blanco absoluto, ni tan pocas como para no hacerle nada. Entonces, ¿qué camino tomar? Los expertos en estilo señalan que la tendencia es ir hacia lo natural. Muchas mujeres deciden reivindicar la melena plateada como símbolo de elegancia, modernidad y hasta de rebeldía.

Claro que no es lo mismo decidirse por llevar el pelo blanco a los 60 que a los 35, ¿verdad? Si la idea no te resulta tentadora, como a mí de momento, los reflejos son un punto intermedio entre la nada y el todo. Ayudan a disimular las canas sin caer en una melena de aspecto artificial, y es algo que sienta bien a cualquier edad. Además, sirven como transición si decides finalmente lucir las canas.

Con tinte o sin él, con el pelo largo o corto, la clave es el cuidado. Un buen corte hace milagros y un cabello sano lo es todo, sin importar si es blanco, moreno, rubio o pelirrojo.

Tú, ¿le dices sí o no a las canas?

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog “La entrada al cine” y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.