Si eres gordita y cincuentañera, esto es súper sexy

Si estás en la década de los cincuenta y tienes curvas, no te preocupes. Además de sexy, es incluso saludable. Te contamos por qué.

Foto: Shutterstock

Cincuenta años y gordita. ¿Fin del mundo?

Por supuesto que no.

Gordita quiere decir redondita pero saludable, no me refiero a abandonarse por completo y caer en una obesidad sedentaria que podría matarte lentamente, además de dejar tu ego por los suelos.

Hablo de esas redondeces que quizá te persiguen desde los veinte años y que has combatido con todo: dietas, ejercicios, locuras varias… (Pastillas adelgazantes, tés adelgazantes, regímenes dementes).

Nunca desaparecieron del todo, ¿verdad?

Si acaso, durante un corto tiempo, luciste como querías pero a costa de mucho esfuerzo… en cuanto te relajabas un poco, ¡pum!, allí estaban de nuevo esas curvas insolentes en tus caderas, la suave colina de tu pancita y ni hablar de esas cartucheras odiadas.

Y aquí estamos, con cincuenta cumplidos y una batalla perdida.

Si estás en la década de los cincuenta y tienes curvas, no te preocupes. Además de sexy, es incluso saludable. Te contamos por qué.

Foto: Pexels

¿Una batalla perdida?

Quizá sí, pero lo que no perdiste es la guerra. Tenemos en la cabeza esa idea preconcebida por la publicidad, de un cuerpo perfecto, perfectísimo, y delgado.

Sin embargo, las veces que he preguntado a los hombres qué les gusta de una mujer, jamás me han contestado que la falta de curvas.

Ellos adoran una mujer bien formada, pero su idea de lo que es la belleza femenina tiene tantas versiones como hombre existen.

Lo que sí aman es una mujer risueña, coqueta, segura de sí misma y con una sensualidad a flor de piel que les haga sentir deseados y amados.

Ya pasaste la edad de las inseguridades, sabes mucho de lo que te favorece y lo que no, conoces tus puntos fuertes y sabes disimular los débiles.

Entonces… ¿por qué no soltar la leona sensual que tienes contigo en vez de esconderla?

¿Que te sobran kilos?

Pues haz todo lo posible para que no estorben tu salud.

Ejercítate, come sano y saludable, no fumes, y, sobre todo… por Dios, ¡disfruta de la vida!

Lee también: La mediana edad, época poderosa y sensual

Si estás en la década de los cincuenta y tienes curvas, no te preocupes. Además de sexy, es incluso saludable. Te contamos por qué.

Mira, hay muchas prendas que resaltarán tu escote generoso sin que te veas “cheap”, que abrazarán tus caderas con sinuosa picardía y muchos estilos de maquillaje que harán resaltar tus maravillosos ojos y la luz de tu piel.

Ni hablar de un cabello bien cuidado y brillante, accesorios que fijarán la atención en los puntos resaltables de tu figura y la desviarán de esos otros rincones que no deseas hacer figurar en primer plano.

Yo perdí mi figura con el segundo parto, esa es la verdad. Nunca me recuperé pero NUNCA he dejado de ser sensual y sentirme una diosa cuando estoy con mi hombre.

Sé que quizá vea mi pancita, pero también el deseo en mis ojos y el espíritu revoltoso y juguetón que nunca perdí. Sí, una vez más se trata de ACTITUD, princesa.

Así que aquí estoy, a la vuelta de los 50, súper sexy cuando quiero y relajada cuando lo necesito.

No he escuchado quejas en el departamento del sexo y eso me hace sentir bien segura de la mujer que soy… redondita, madura, luminosa y feliz.

Anda, ve a mirarte al espejo. No te fijes tanto en la celulitis y busca esas maravillas que los hombre admiraron, admiran y admirarán de ti.

¡Brindemos por muchos años más de sensualidad! ¿Que no?

Si estás en la década de los cincuenta y tienes curvas, no te preocupes. Además de sexy, es incluso saludable. Te contamos por qué.

Veronique De Miguel

Veronique de Miguel es una comunicadora española licenciada en Filología inglesa. Es colaboradora en medios como VOXXI.com, About.com y Mamiverse.com y tiene su propio blog "Mujer Latina Online." Es directora de Mecenas XXI. Divide su tiempo entre escribir libros, editar, traducir y navegar las redes sociales, además de hacer entrevistas de radio cada viernes en "Ellos Mismos". Ha cumplido 45 años de vida y probado todos los estados civiles; hoy transita la vida con la experiencia necesaria como para no tomársela absolutamente en serio.

Be first to comment

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.