Disfrutar de la soltería en la mediana edad

Disfrutar de la soltería en la mediana edad

La soltería no tiene buena fama, mientras que estar en pareja se suele relacionar con la plenitud y la felicidad. Pues bien, vamos a desterrar el mito. Un buen comienzo para disfrutar la soltería es saber que tiene beneficios. Mientras esperamos al compañero adecuado también se puede ser feliz, y ni que hablar si la vida en solitario es una elección propia.

Es fácil decirlo, pero estar solo no es el fin del mundo, sino una circunstancia por la que pasa la mayoría de la gente en algún momento de su vida. ¿Qué puede tener de bueno? Mucho, acá te lo cuento.
El Business Insider dio a conocer estudios científicos que determinaron que estar soltero tiene más beneficios que estar en pareja.

Si nunca te has casado, tu corazón estará feliz. Aunque parezca una contradicción, en términos de salud no lo es. Según una investigación publicada en el Journal of Marriage and Family, en la que se examinó la salud cardíaca de 9000 personas durante ocho años, quienes nunca se han casado tienen menor índice de enfermedades cardíacas.

Mejor solo que mal acompañado. El libro “Psychology and Aging” le da respaldo científico a este popular refrán. Tomando como base a 1649 mayores de 65 años, se llegó a la conclusión de que las personas casadas viven menos angustiadas que las solteras, pero solo cuando en el matrimonio sienten igualdad. En cambio, quienes están en pareja pero sienten un trato desigual por parte de su compañero, experimentan mayor angustia que los solteros.

Lee también: Ventajas de enamorarse de una mujer de 50 años o más

Disfrutar de la soltería en la mediana edad

Expande tus horizontes. Christopher R. Long y James R. Averill, dos psicólogos de la Universidad de Massachusetts aseguran en su artículo “Solitude: An Exploration of Benefits of Being Alone”, que estar solo se relaciona con la libertad, la creatividad, la intimidad y la espiritualidad; sumado a que quienes viven en solitario tienden a sentirse mejor en sus ratos a solas, desterrando la percepción de que la soledad es triste y deprimente.

La idea de la mujer sola con sus gatos o el hombre ermitaño que lee son imágenes que parecen negativas, pero no son más que una construcción social. Estar solo, con o sin gatos, con o sin libros, no es sinónimo de ser infeliz, sino todo lo contrario. Es una oportunidad para crecer y enfocarse en uno mismo.

Al no tener que dedicar espacios a un compañero, el tiempo es todo tuyo: aprovecha esta libertad de hacer lo que quieras y cuando quieras. Ejercítate, adopta una nueva afición, ve al cine o al teatro, júntate con amigos, realiza un viaje de último minuto. Claro que esto lo puedes hacer estando en pareja, pero durante la soltería la libertad es mucho mayor, ya que no debes rendirle cuentas a nadie. Eres completamente dueña de ti misma, ¡aprovéchalo!

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.