Rosie Perez, ejemplo de perseverancia a los 50+

Rosie Perez, aún más fabulosa a partir de los 50 años

Rosie Perez © Sam Aron / Shutterstock

La historia de Rosie Pérez, reconocida actriz en Estados Unidos, es la de una chica latina de New York que es descubierta por alguien del ambiente y cuando se percata, ya ha llegado más allá de su imaginación. Lindo argumento para una película sobre el sueño americano. O mejor, una verdadera historia de superación, donde la varita mágica solo fue el puntapié inicial para que esta mujer mostrara todo su potencial y conquistara territorios reacios a los latinos. Un golpe de suerte que podría haber roto su cáscara hasta desintegrarse, si dentro no hubiera habido contenido. Pero sí que lo había.

Primero fue el baile, y con ese talento llamó la atención de Spike Lee, quien la convocó para participar de la película “Do the right thing” en 1989. Gracias a su papel, se abrió paso como coreógrafa, llegando a obtener la nominación al Emmy por “Mejor Coreografía” para el show “In Living Color” en 1990, 1992 y 1993.

Pero la chica de la discoteca no solo sabía bailar. Podía actuar. Y cómo. En 1993 participó de la película “Fearless”, junto a Jeff Bridges e Isabella Rossellini. Su actuación le valió, entre otros reconocimientos, una nominación al Globo de Oro y otra al Óscar.

Lee también: Gloria Estefán, ritmo y vida a los 57 años

Rosie Pérez, aún más espléndida a partir de los 50

Rosie Perez © Debbie Wong / Shutterstock

Bailaba, actuaba. ¿Hacía falta tomar más riesgos? No, pero Rosie no se conformó y fue por más. Debutó como productora en 1997 y en 2006 se le animó a la dirección, siendo el ojo detrás de la cámara en el documental “Yo Soy Boricua, pa’que tu lo sepas!”. Broadway también es parte de sus zonas habituales. 2015 la encuentra en la obra “Fish In The Dark” de y con Larry David.

Además de todo esto, desde 2014, durante un tiempo Rosie formó parte del programa “The View”, en el que compartió mesa de debate junto a Rosie O’Donnell, Whoopi Goldberg y Nicolle Wallace. Antes de su debut en este clásico show, fue entrevistada por Wendy Williams, respecto al logro de ocupar ese espacio siendo latina y el peso que eso podría poner sobre sus hombros: “Me hubiera sentido abrumada si esto me hubiera sucedido diez años atrás, pero ahora que soy más grande, soy madre, me siento más madura y no veo problema, porque considero que mi primera obligación es ser verdadera y honesta conmigo misma, y proyectar eso a la audiencia. Primero soy una mujer, que, además, es latina.”

Pero su historia no es puro logro profesional. Hay más, y de qué calibre. Ella ha confesado que de niña vivió en la extrema pobreza, lidiando con abusos físicos y mentales, incluso por parte de su madre, quien sufría esquizofrenia. Uno de sus hermanastros la violó dos veces. Todo esto le produjo Trastorno por Estrés Postraumático.

“Me di cuenta de que no me había enfrentado a ello solo por ser exitosa, pero esto no arregla los problemas. Tenía que hablar con alguien profesional, con la familia, con mis amigos, de todo lo que me había guardado para mí sola. No entendía que me estaba comiendo viva y necesitaba dejarlo ir. Ahora lo he hecho, y es genial.”, declaró a EFE.

Rosie está comprometida con diversas causas humanitarias. Es activista a favor de los derechos de los portorriqueños, apoya la lucha contra el HIV y es mentora del programa “Aunque El Camino Sea Difícil, Las Mujeres No Se Rinden”, que incentiva a las mujeres a desarrollarse, hablar de sus problemas y superarlos.

Esta latina, que hoy tiene 50 espléndidos años, estuvo casada con el director Seth Zvi Rosenfeld entre 1991 y 2001. En 2013, a sus 48 años, se volvió a casar.

No solo hay que tener talento para poder desempeñarse en tantas áreas con soltura, también hay que tener valor. Rosie no toma ser latina como un estigma, sino como una característica más que le aporta ingredientes especiales a su personalidad. Dijo a Siempre Mujer: “Lo que me gusta de ser puertorriqueña es que somos gente emocional; muy, muy emocional. Ya sea que esté expresando emociones de alegría o enojo, eso está bien… es una cosa hermosa”.

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.

Be first to comment

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.