Sí señores, una mujer de 50 es mejor que dos de 25

Sí señores, una mujer de 50 es mejor que dos de 25

¿Cuántas veces has escuchado ese topicazo de “cambio a mi mujer de 50 por dos de 25”? Yo, desde luego, MUCHAS. Cuando tenía 25 años, sentía que el dicho me hacía ver como ganado en venta. Es más, hacían falta dos como yo para igualar a una mujer de 50 que, en aquel entonces, me parecía una edad difusa con olor a vejez.

Ahora, el tópico me parece una estupidez soberana. Me faltan 3 años todavía para entrar en el intercambio, pero me decepcionan mucho los hombres que dicen esto. Después de que un caballero haya pronunciado la frase infortunada, automáticamente cae ante mis ojos en la categoría de inseguro-personalmente-insatisfecho-sexualmente.

¿Por qué demonios habría de ser una mujer de 25 (o dos, ya que están en oferta, según el dicho) mejor que una de 50? Pregunté a los caballeros con una sonrisa, aunque estuviera indignada por dentro, qué les llevaba a tal afirmación. Ellos respondieron. Y yo, rebato. A ver qué piensas tú.

“Son inaguantables, tienen el carácter podrido”
Si ser inaguantables es sostener una opinión con argumentos razonables, tanto que son ciertos, entonces tienen razón. Las mujeres de 50 no son tan vulnerables a la presión psicológica y el chantaje emocional. Ya saben por experiencia propia lo que les gusta y lo que no y, ¡oh! ¡Sí! Van a hacer lo imposible por conseguir lo que quieren. Si su pareja y ella están en desacuerdo sobre algo, la mujer madura no va a ocultar su postura a menos que encuentre lógica en ello. Tampoco va a ser fácil de contentar o convencer. ¡Olvídate de la seducción como herramienta de desarme! Ella disfrutará contigo en la cama, pero eso NO la hará cambiar de opinión.

“Están arruinadas físicamente”
No todas, ni de igual forma. Si tu compañera no tiene el mismo físico que hace 25 años, es normal. Tú tampoco lo tienes, ¿verdad? De todos modos, las mujeres de 50 no están arruinadas físicamente. El paso del tiempo es inexorable, sobre todo si han sido madres o han entrado en la menopausia, pero no me puedes negar que hay mujeres de 50 que levantan a un muerto. Hoy en día las mujeres se cuidan más física, mental y espiritualmente.

Lee también: 10 Ventajas de enamorarse de una mujer de 50 años o más

Sí señores, una mujer de 50 es mejor que dos de 25

“Han perdido las ganas de todo”
Quizá muchas de ellas están pasando por la menopausia y todos los cambios de humor que ello supone. Algunas mujeres sufren de depresión en esta etapa. A otras les pesa el síndrome del nido vacío, cuando los hijos se van. La rutina matrimonial no solo es aburrida para los hombres, ellas también se encuentran en una cinta sin fin si la cosa no tiene sabores nuevos. Revisa un poco qué pasa en tu casa.

Ellas valen tanto o más que las mujeres de 25
Las mujeres de 25 tampoco son perfectas. Ellas están comenzando en la vida, tienen miedos, inseguridades, metas que quieren cumplir YA. Su piel es más tersa, pero muchas llevan hijos muy pequeños de la mano a todas partes y están más pendientes de sus pequeños que de su pareja. Por su parte, las mujeres de 50 ya están suficientemente maduras como para saber qué es lo que más te gusta y así acompañarte en la vida y en la cama. Quizá sus pechos estén más caídos, pero saben cómo hacerte olvidar eso, ¡por Dios que sí! Las maduras tienen más tiempo y disposición para vivir la vida como les gusta y sacar provecho de cada gramo de sabiduría que han acopiado.

Fíjate en esto. Si una mujer de 50 te sonríe con picardía, puede que llegues a tocar el cielo. Si decide acompañarte en tu aventura, llegarás lejos. Si quiere consolarte, dejarás de sufrir. Puedes conversar con ella por horas con los mismos códigos. Y dos mujeres de 25… no van a hacerlo. ¿O sí?

Veronique De Miguel

Veronique de Miguel es una comunicadora española licenciada en Filología inglesa. Es colaboradora en medios como VOXXI.com, About.com y Mamiverse.com y tiene su propio blog "Mujer Latina Online." Es directora de Mecenas XXI. Divide su tiempo entre escribir libros, editar, traducir y navegar las redes sociales, además de hacer entrevistas de radio cada viernes en "Ellos Mismos". Ha cumplido 45 años de vida y probado todos los estados civiles; hoy transita la vida con la experiencia necesaria como para no tomársela absolutamente en serio.