Fran Drescher: la guerrera del buen humor

Fran Drescher: la guerrera del buen humor

© Helga Esteb / Shutterstock.com (2013)

Vestuario estridente, voz nasal y pelo revuelto fueron el sello distintivo de Fran Fine, esa atípica niñera que nos conquistó en “The Nanny”. Fue el gran éxito de Fran Drescher, su creadora e intérprete.

¿Pero qué más sabemos de ella? Su vida no ha sido un cuento de hadas, eso se lo aseguro. Nacida en el seno de una familia judía de Queens, Drescher se casó a los 21 con su novio de la escuela, Peter Marc Jacobson. Juntos, se mudaron a Los Ángeles en busca del sueño americano. Entre audición y audición, Fran consiguió algunos roles menores en películas como “Saturday Night Fever” y “This is Spinal Tap”.

El camino al éxito estaba trazado. Pero si he decidido hablarles de ella es porque detrás de esas risas gangosas, hay mucho más. Fran no solo cumplió su sueño de triunfar como actriz, también ha padecido cosas que uno no pensaría que le pueden pasar a una sola persona en toda su vida.

Promediando la década del 90 y ya con la famosa serie al aire, Fran confesó en su libro autobiográfico “Enter Whining” que en 1985 unos delincuentes entraron a su domicilio y abusaron sexualmente de ella, delante de su esposo.

En 1999 “The Nanny” terminó y un nuevo capítulo se abrió en la vida de Fran, pero no solo en lo laboral: se divorció de Jacobson, tras más de veinte años de matrimonio. Una separación, me dirán, como tantas. No. Drescher comentó años más tarde que el motivo fue que su esposo le confesó que era homosexual.

Lee también: Casarse a los cincuenta años

Eso no es todo. De una u otra forma, el cuerpo grita. En 2000, Fran fue diagnosticada con cáncer de útero. A su humor le sumó fortaleza, porque lejos de deprimirse, superó la enfermedad y publicó un libro al respecto. “He pasado mi vida transformando lo negativo en positivo”, escribió en “Cancer Schmancer“. No caben dudas. ¿Saben qué hizo con todo esto de enterarse que su marido era gay? Una serie. ¿Y adivinan con quien la creó? Con él.

Si queremos aprender a desdramatizar, ya conseguimos docente. Ante la desgracia, hay dos caminos: lamentarse y hundirse más, o erguirse y dar batalla, que es, en realidad, la única posibilidad si se quiere ganar.

Fran también ha derribado barreras en lo profesional. ¿Les han dicho alguna vez que no pueden hacer algo? A todos nos ha pasado y a ella también. Imagínense hacer carrera en Hollywood con esa voz. Es más, aspiren a trabajar en Broadway con ese timbre al hablar. Pues en 2014 encarnó a la madrastra en la versión musical de “Cinderella”. ¿Que con esa voz no iba a poder? Humor, claro, pero también confianza en sí misma.

Luego de todo el camino recorrido, Fran concentra su energía como activista para la prevención del cáncer. Recientemente, a sus 57 años, se ha vuelto a casar.

Una de cal y una de arena, como nos toca a todos. Fran halló en el humor, la determinación y la generosidad la mejor forma de hacer catarsis. ¡Bien por ella!

Alejandra Sarasqueta

Alejandra Sarasqueta es escritora residente en Argentina. Estudió cine, escritura y redacción. Ha colaborado con Suite101 y ahora es Guía de Belleza y de Espectáculos para la Guioteca del diario El Mercurio en Chile. Escribe sobre películas en su blog "La entrada al cine" y también sobre teatro y mujeres fabulosas de más de 50 años.