La autora Noemí Tovar nos propone envejecer con sabiduría

Envejecer, a menos que nos sorprenda la muerte a destiempo, es inevitable. Precisamente para celebrar que hemos superado al menos cinco décadas de vida, y ojalá muchas más, nació esta publicación, Viva Fifty, en el 2014. 

Afortunadamente cada vez se habla más abiertamente del envejecimiento y también de cómo enfrentarnos con entereza a nuestra propia mortalidad a medida que vamos perdiendo seres queridos y amigos, debido a la enfermedad y a la muerte natural.

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.
Foto: Viva Fifty

El libro de Noemí Tovar, Envejecer con Sabiduría, propone abordar el envejecimiento con ahínco, con interés y con curiosidad. Tememos lo que no entendemos. Por tanto, ¿Por qué no hacer lo posible por comprender y aceptar el proceso de envejecimiento? 

La autora del libro publicado por Ediciones Morata tuvo la amabilidad de responder a nuestras preguntas. Aunque no hay nada como leer el libro, claro.

Viva Fifty.- ¿Qué te impulsó a escribir el libro? 

Noemí Tovar.- Yo trabajaba en una compañía importante y cuando los empleados cumplimos los 55 años, la empresa decidió administrarnos un ERE (Expediente de Regulación de Empleo, en España), indemnizarnos y “echarnos” a la calle, por “viejos”, por “caros”; y ahí me di cuenta que cuando cumplimos unos ciertos años, nos empiezan a discriminar. 

Un ERE no es una jubilación, que esta está muy bien, por otro lado.

Tal vez este fue el disparador o el desencadenante principal, aunque por supuesto otros factores influyeron, como la enfermedad de mi hermano y su posterior muerte, el tener que cuidar de mi madre hasta que ella también murió …

Esos factores que nos hacen plantearnos nuestra vulnerabilidad y el paso del tiempo.

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.
Foto: Viva Fifty

VF.- ¿Cuál crees que es tu público objetivo y crees que irá cambiando con el tiempo? 

NT.- Cuando estuve en la Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares, observé que se detenían a comprar el libro mujeres, pero no solo “mayores” sino mujeres más jóvenes, como de 40 años, y esto me sorprendió y eran ellas las que me decían “que ya era hora” de que se escribiese sobre estos temas tan necesarios. 

El tono que empleaban estas mujeres era un tono de reproche a la sociedad por mantener en silencio un tema tan importante como es el de envejecer.

Curiosamente, los hombres que se detuvieron en la caseta fueron uno o ninguno, y los que se detenían eran los acompañantes de las mujeres que compraban mi libro.

Creo que el tema del envejecimiento es un tema que se ha de trabajar, se ha de leer acerca de este contenido desde la mediana edad y por supuesto es un tema que se ha de ver y presenciar en los medios de comunicación: T.V., cine, redes sociales, con naturalidad. 

Envejecer debería ser una etapa tan natural como el nacer, crecer, madurar, y por supuesto como el morir. 

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.
Noemi Tovar (izquierda) y Lorraine C. Ladish, editora de Viva Fifty – Foto: Phillippe Diederich

VF-.¿Cómo crees que podemos ayudar a los jóvenes a perder el miedo a envejecer? 

NT.- Les podemos ayudar mucho sirviéndoles de modelo, envejeciendo bien nosotros, mostrándoles el camino de que envejeciendo no se acaba la vida, sino todo lo contrario; transmitiéndoles que la senda de los proyectos y las ilusiones permanece abierta, y que podemos empezar a hacer lo que verdaderamente nos gusta; comunicándoles que es muy importante cuidarse a nivel físico y psicológico y que es una etapa natural en donde la aceptación es clave en este proceso. 

VF.- En el libro abordas el tema de la muerte, algo que a la sociedad occidental le cuesta afrontar. ¿Qué les dirías a las personas que no quieren saber nada de la muerte?

NT.- Aquí habría un problema cultural –el miedo que se nos inculca a la muerte desde que nacemos – y probablemente un mal manejo emocional. 

Evitar sentir porque creemos que es doloroso enfrentarnos a algo, no hace más que agravar el problema. Miedo a sentir no es una buena opción.

A esas personas que evitan enfrentarse a lo que no les gusta, les diría que trabajen la “aceptación”, que no luchen contra la realidad, porque esto, insisto, agrava el problema. 

Aceptar y permitir que la muerte sea como es, va a instalarnos en un estado de paz, de calma. Eso es la aceptación. 

No aceptar la muerte, no querer verla, nos puede llevar a un terreno peligroso de miedo, a un miedo desadaptativo.

Rechazar la muerte no es solo rechazar el acto de morirse, sino todo lo que conlleva: envejecer, enfermedad, dependencia… y si no aceptamos todo esto, lo vamos a pasar muy mal. 

En el libro propongo recursos para manejar todo esto.

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.
Foto de Noemí Tovar: Juan Carlos Tovar García.

VF.- Hay personas que parecen disfrutar metiéndole a los jóvenes con respecto a cumplir años, como si se tratara de algo terrible. ¿Por qué crees que pasa esto?

NT.- Es una cuestión de actitud, de creencias, de pensamiento. Si yo pienso que una cosa va a ser terrible, estoy anticipando negativamente eso que va a ocurrir y me genero malestar, ansiedad, y sintiendo malestar no voy a estar receptiva a hacer cosas probablemente, o haré cosas de manera impulsiva. 

Si no hago cosas, me voy a reafirmar en que es horroroso envejecer y me sentiré mal, muy mal. 

En el libro propongo recursos y estrategias para entender y modificar esta pauta tan nociva de terribilizar el futuro. 

De nuevo aparece la falta de aceptación, una pésima estrategia de afrontamiento y pensamiento. La buena noticia es que existen técnicas y soluciones para modificar esta actitud tan dañina. 

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.
Es vital mirar hacia dentro según envejecemos. Foto: Shutterstock

VF.- Hay un debate constante sobre cuál es la mejor manera de envejecer, cuando se trata del aspecto físico ¿No sería mejor dejar que cada persona envejezca como quiera?

NT.- A colación de este debate, recientemente he leído un artículo en una prestigiosa revista femenina formulando una pregunta como título del artículo: “Por qué nos sorprende que Naomi Watts, de 54 años, parezca que tiene ¡54 años! 

Sorprende como famosas actrices de Hollywood como Kate Winslet, Jamie Lee Curtis, aparezcan en la gran pantalla con sus rostros limpios de botox.

A mí me parece muy bien que cada uno envejezca como quiera. Es un acto de libertad.

Sin embargo yo investigaría más, me atrevería a ir un poco más allá de las apariencias, del físico. Probaría a hacer algo diferente de lo que siempre hemos tendido hacer mis coetáneas y yo. 

Es importante investigar si estoy sometida a la presión a la que estamos sujetas desde pequeñas, cuando se nos enseña a no estar contentas con nuestro físico. 

El que siga tiñiéndome el pelo o no, eso resulta, creo, un acto de rebeldía que marca cierta diferencia entre unas mujeres y otras, pero hay que respetarlo porque el respeto es primordial. 

El que una mujer se someta a algún tratamiento de estética también está ejerciendo su libertad. 

Yo lo que propongo es que pongamos el foco en otro aspecto. 

Haría hincapié en que nuestro atractivo radica más en nuestra personalidad, en nuestra expresión, en nuestros estilos de vida, en lo que hacemos. 

Eso ayudaría a que por las mañana cuando nos miramos al espejo y vemos arrugas en nuestro rostro, lo aceptáramos. Solo entonces seríamos conscientes de que incluso con esas arrugas seguimos siendo bellas a pesar de los años. 

Y si a pesar de eso, decidimos seguir tiñiendonos el pelo y haciéndonos arreglos faciales, será el resultado de una decisión meditada, y no por la presión social, cultural. 

Es decir que el teñir o no teñir nuestros cabellos sea fruto de la reflexión, de la libertad, y no de la presión. Las dos opciones son respetables. 

Aunque yo propondría “Envejecer con sabiduría”, aceptándonos, amándonos. 

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.

Noemí Tovar es psicóloga, experta en abordaje psicológico EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing), y en la aplicación de la técnica psicoterapéutica Entrenamiento Autógeno. 

Imparte talleres de Inteligencia Emocional y dirige un gabinete provado de psicología. 

Es autora de los libros La mirada de Silvia Jie, el reto de ser madre adoptiva, y Envejecer con Sabiduría

Resumen del libro:

La sabiduría se va gestando a fuego lento , muy despacio. Por eso en la juventud no se es sabio. Se puede ser listo, vivo, inteligente. Los errores, la experiencia, la resiliencia que favorecen la madurez y cómo no la vejez, confluyen en la sabiduría.

Este libro es cercano, sencillo, útil y ofrece de manera reflexiva a las personas que están en la cincuentena y a los sexagenarios una visión optimista, sensata y crítica del proceso de envejecimiento. Nadie nos enseña a envejecer. Esta es la propuesta de este libro.

Envejecer conlleva ganar en sabiduría, y en eso hemos de fijarnos para cumplir años con optimismo.
Viva Fifty!

Viva Fifty! is an online bilingual and multicultural community that celebrates your best age. Midlife and beyond.

Be first to comment

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.